Actualidad Vida saludable

¿Cómo podemos cuidar la salud de los adultos mayores en plena ola de calor?

En medio de la ola de calor que afecta a diversos puntos de la Argentina, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anunció temperaturas elevadas con máximas entre los 35° y 42°C, con valores récord que se sentirán especialmente en Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Santiago del Estero y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Ante esta situación, desde el Ministerio de Salud de la Nación, a través de la Dirección de Personas Adultas y Mayores de la Dirección Nacional de Abordaje por Curso de Vida, difundieron consejos para cuidar especialmente la salud de los adultos mayores de un posible golpe de calor.

Cabe destacar que si bien es un tema que preocupa a toda la población, los mayores de 65 años son un grupo de riesgo y por eso es fundamental tomar medidas preventivas.

AUMENTO DEL CONSUMO DE LÍQUIDOS

Se recomienda tomar agua incluso cuando no se tenga sed. Se aconseja así beber dos vasos de agua llenos al despertar y otro antes de acostarse, sumando al menos 8 vasos de agua a lo largo del día.

Hay que estar atentos a síntomas como piel apagada y escamosa, debilidad, confusión, sequedad de la boca y ojos hundidos ya que pueden ser indicadores de deshidratación. Otro punto a tener en cuenta para evitar la deshidratación es controlar el color de la orina. La misma debería tener un color amarillo muy claro o ser casi transparente. debería tener un color amarillo muy clarito o casi transparente. El tono intenso u olor fuerte podría tratarse de un cuadro de deshidratación. Con respecto a la frecuencia afirman que se debería acudir al baño tantas veces como en invierno.

EVITAR EL CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS O MUY AZUCARADAS

Tanto la alimentación como la hidratación son pilares fundamentales para evitar un golpe de calor. Desde el Ministerio de Salud recomiendan evitar el consumo de bebidas alcohólicas o muy azucaradas. Y si consumen, es necesario que sea de manera moderada y siempre que no exista contraindicación médica. Con respecto a la comida, se sugiere que las porciones no seas muy abundantes e incluir frutas y verduras.

REDUCIR LA ACTIVIDAD FÍSICA Y NO EXPONERSE AL SOL

Otro de los puntos claves tiene que ver con la actividad física. Los especialistas recomiendan reducirla en días con temperaturas extremas, situación actual en nuestro país. Es importante permanecer en espacios ventilados o acondicionados, con una temperatura interior entre los 18 y los 24 grados. 

Los adultos mayores no deben exponerse al sol en horas centrales del día y lo recomendable es que se vistan con ropa ligera, holgada y de colores claros. En los momentos en que se camine bajo el sol es aconsejable cubrirse la cabeza con una gorra o sombrero, o utilizar un paraguas de verano. Desde la cartera de Salud de Nación sugieren además, no salir a la calle sin compañía, tomar baños de agua tibia y, si se siente algún malestar asociado al calor, comunicar y consultar inmediatamente con un profesional de la salud.

NO REALIZAR MOVIMIENTOS BRUSCOS

Otra de las recomendaciones pasa por evitar los movimientos bruscos. Por ejemplo, incorporarse de la cama despacio y tomarse unos minutos antes de ponerse de pie para evitar la disminución brusca de la presión y posibles caídas. Además, evitar salir en caso de sentirse mareado o muy afectado por el calor.

NO AUTOMEDICARSE

Es uno de los consejos habituales principalmente para los adultos mayores. Se evita consumir medicamentos no prescritos por un profesional y por el contrario, se aconseja consultar por los efectos de la medicación habitual en los días de mucho calor.

En caso de sentirse más cansado de lo habitual y con falta de energía, puede realizarse una consulta médica o solicitar ayuda para realizar las tareas habituales.

Es importante tener en cuenta que los golpes de calor o la temperatura elevada puede disminuir la presión arterial provocando desmayos o caídas.

Ante la aparición de sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, mareos o desmayo, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros, se deberá solicitar de inmediato asistencia médica, trasladar a la persona afectada a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo, e intentar refrescarla, mojarle la ropa y darle de beber agua fresca.

Opinar

Clic para opinar