Género Sociedad

Una mujer completa el entrenamiento de un programa de élite de los Navy SEALS

Es la primera graduada de una línea de entrenamiento de guerra especial que alimenta a los SEAL de la Marina y a otras fuerzas de comando de élite.

Una mujer se ha incorporado por primera vez a una unidad de guerra especial de la Armada estadounidense, la última barrera de género que ha caído en los cinco años transcurridos desde que las mujeres pudieron optar a cualquier puesto de combate en el ejército.

La Marina dijo el jueves que la mujer era la primera graduada de una línea de entrenamiento de guerra especial que alimenta a los SEAL de la Marina y otras unidades de comando de élite.

Un portavoz de la Marina dijo a The Associated Press que la mujer no sería identificada, una política habitual para los miembros de las fuerzas especiales.

Miembros del equipo SEAL de la Marina practicando el descenso rápido desde un helicóptero SH-60B Seahawk durante un ejercicio de entrenamiento. Foto AFP PHOTO / US NAVY.

Miembros del equipo SEAL de la Marina practicando el descenso rápido desde un helicóptero SH-60B Seahawk durante un ejercicio de entrenamiento. Foto AFP PHOTO / US NAVY.

En un comunicado, el contralmirante Hugh W. Howard III, comandante del Mando Naval de Guerra Especial de Estados Unidos, dijo que la graduación de la mujer representaba “un logro extraordinario”.

“Al igual que sus compañeros operadores, demostró los atributos de carácter, cognitivos y de liderazgo necesarios para unirse a nuestra fuerza”, dijo.

La Armada dijo en un comunicado de prensa que la mujer estaba entre los 17 graduados de un programa para convertirse en lo que llama tripulantes de naves de combate de guerra especial.

Formará parte de un equipo de personal que se entrena en el Centro Naval de Guerra Especial de Coronado, California.

El personal del SWCC está especializado en lo que la Armada denomina operaciones de “inserción y extracción encubierta”, que requieren conocimientos no sólo de armamento y navegación, sino también de ingeniería y paracaidismo.

Sólo un 35% de los candidatos al SWCC se gradúan, según la Marina.

La mujer que se graduó el jueves formará parte de los operadores de tres equipos de embarcaciones especiales que transportan a los SEAL de la Armada y llevan a cabo sus propias misiones clasificadas, informó The AP.

Es una de las 18 mujeres que han intentado ser una SWCC o una SEAL, según un informe de la CNN; 14 de ellas no terminaron el entrenamiento de guerra especial de 37 semanas.

Otras tres mujeres se están entrenando actualmente para convertirse en SEAL de la Marina o en operadoras de SWCC, dijo la CNN, citando a un portavoz de la Marina.

No fue posible contactar inmediatamente con funcionarios de la Marina en Estados Unidos para que hicieran comentarios a primera hora del viernes.

La proporción de mujeres en el ejército estadounidense ha ido aumentando durante décadas.

Cuando el reclutamiento terminó en 1973, las mujeres representaban el 2% de las fuerzas alistadas y el 8% del cuerpo de oficiales en el ejército estadounidense, según un análisis de los datos del Departamento de Defensa realizado por el Consejo de Relaciones Exteriores que no incluyó las estadísticas de la Guardia Costera de Estados Unidos.

En 2018, esas cifras habían aumentado al 16% y al 19%.

En 2018, dos años después de que el Pentágono abriera todos los puestos de combate a las mujeres, la teniente primera Marina A. Hierl se convirtió en la primera mujer del Cuerpo de Marines en comandar un pelotón de infantería.

Y el año pasado, una soldado de la Guardia Nacional se convirtió en la primera en obtener el título de boina verde tras graduarse en el entrenamiento de las Fuerzas Especiales del Ejército.

La sargento mayor JoAnne S. Bass, de las Fuerzas Aéreas, también se convirtió en la primera mujer en ser el suboficial de mayor rango de un servicio militar estadounidense.

La semana pasada, Bass celebró el legado de otra pionera, la sargento Esther McGowin Blake, la primera mujer en alistarse en el Ejército del Aire.

Pero a pesar de todos los avances recientes, incluso las oficiales de alto rango siguen sufriendo discriminación por razón de género.

En marzo, el presidente Biden nombró a dos mujeres -la generala Jacqueline D. Van Ovost, de la Fuerza Aérea, y la teniente general Laura J. Richardson, del Ejército- para dirigir dos de los mandos combatientes del ejército. 

Sus jefes del Pentágono habían acordado sus ascensos antes de que Biden asumiera el cargo, pero los retuvieron por temor a que el ex presidente Donald Trump rechazara a los oficiales por ser mujeres.

c.2021 The New York Times Company

Sobre el autor

Ileana Gionco

autodidacta, amante de los desafíos, diplomada en ventas,mamá de dos varones y lectora asidua.

Opinar

Clic para opinar