fbpx

Ocio Recomendados Netflix

Netflix: La Vieja Guardia

Charlize Theron interpreta a Andromache the Scythian, Andy para los amigos, en la nueva película de Netflix que fue estrenada este 10 de julio: The Old Guard (La vieja guardia).

La segunda vez que la vemos en pantalla Andy viste camiseta negra, skinny jeans negros, botas negras, gafas de sol obviamente negras y camina por las calles de Marrakech, en Marruecos, con la actitud de una aventurera absolutamente segura de sí misma y el misterio de alguien del que nunca podremos saberlo todo. Por no decir que desborda carisma.

Y es que Andy es una guerrera, con incapacidad para morir y edad indefinida, que lleva miles de años luchando. En The Old Guard, ambientada en la actualidad (preCOVID, se entiende), Andy es la jefa de un grupo de mercenarios también inmortales que tratan de contribuir al bien encargándose de misiones imposibles. “El mundo no está mejorando, de hecho está empeorando”, remarca Andy sobre la futilidad de su trabajo en un momento bajo. No descarto que su personaje esté pasando por una crisis de la mediana edad un tanto tardía. 

La directora Gina Prince-Bythewood (Love & BasketballBeyond the Lights) dirige esta película de acción basada en la serie de novelas gráficas de 2017 de Greg Rucka y el ilustrador argentino Leandro Fernández. Rucka se ha encargado de la adaptación del guión de esta historia.

La vieja guardia tiene todos los ingredientes que se le pueden pedir a un título de este género. Hay secuencias de lucha y combate mano a mano en las que Theron demuestra una vez más que Mad Max: Fury Road y Atomic Blonde no fueron anomalías y ella es una estrella de acción con mayúsculas. La actriz y ganadora de un Oscar (Monster) se entrenó especialmente para dominar la lucha con hacha y tiene una escena a bordo de un avión en pleno vuelo de las que es difícil apartar la vista.

the-old-guard
Matthias Schoenaerts, Charlize Theron.Netflix

Andy tiene un equipo formado por el desencantado y algo alcohólico Booker (el belga Matthias Schoenaerts), el romántico incurable Joe (el holandés de origen tunecino Marwan Kenzari) y el sereno Nicky (el italiano Luca Marinelli). Además de la reciente incorporación al grupo de la marine estadounidense Nile (Kiki Layne). Y aquí es donde The Old Guard deja de adaptarse al molde típico de una película de acción. 

Nile y Andy no es que se encarguen de que esta película pase el test de Bechdel, juntas tienen varias de las mejores secuencias de The Old Guard. Interpretan a dos mujeres en momentos muy distintos de una vida dedicada al servicio de la humanidad. Son dos versiones diferentes de una misma realidad en puntos opuestos de la historia y comparten conversaciones sobre el horror de una profesión que a menudo las lleva a matar a otros seres humanos.

También tienen otros tipos de conversaciones. E incluso hay pequeñas incisiones para el humor. “Hubo una época en la que me adoraban como a un dios”, le dice Andy a Nile cuando la ve rezando y trata de explicarle que dios no existe. Ni qué decir tiene que las cualidades divinas de Theron son más que evidentes.

the-old-guard
Kiki Layne, la directora Gina Prince-Bythewood y Charlize Theron en el set de The Old Guard. Netflix

Luego está el lado romántico. Y reconozco que no me esperaba que The Old Guard, al tratarse de una película de acción, tuviera el acierto de incluir no solo una historia de amor, sino una historia de amor bien desarrollada. En una de las escenas más conmovedoras de la película Joe expresa sus sentimientos hacia su amante y compañero, Nicky. Es difícil hacerle justicia a sus palabras. También a la química de Kenzari y Marinelli.

Prince-Bythewood, que hasta el momento había dirigido películas más intimistas, prueba la necesidad de una mayor diversidad no solo delante, sino también detrás de las cámaras. En todo tipo de géneros. La cineasta se propuso contratar al mayor número de jefas de departamento mujeres que fuera posible. Entre ellas están la editora Terilyn Shropshire, la directora de fotografía Tami Reiker (que comparte el crédito junto a Barry Ackroyd), la diseñadora de vestuario Mary Vogt, la supervisora de efectos visuales Sara Bennett y la supervisora musical Julia Michels.

La banda sonora de The Old Guard, de hecho, es de esas que se merecen una segunda escucha después de ver la película. Incluye un tema inicial pegadizo como el “Born Alone Die Alone” de Madalen Duke, un momento en el que despejar la mente con el “Godspeed” de Frank Ocean y un cierre lleno de ritmo con el “Baby Outlaw” de Elle King. 

Fuente: www.cnet.com

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

autodidacta, amante de los desafíos, diplomada en ventas,mamá de dos varones y lectora asidua.

Opinar

Clic para opinar

/* ]]> */