Belleza

Manicura rusa, francesa o japonesa: cuál es la mejor

Son las tres técnicas de embellecimiento de uñas más conocidas. En qué se basa cada una y cuál es la que más se adecúa a vos.

Foto IG

Manicura rusa. Es la que está en auge en este momento, y se focaliza principalmente en el tratamiento de las cutículas. Se le llama “rusa” por tratarse de una técnica muy común y ampliamente utilizada en este país que tanta importancia le da al cuidado de las uñas. 

Su principal particularidad es la utilización de un torno eléctrico que despega y limpia en profundidad el tejido muerto de la cutícula.

Una de sus desventajas es que debe ser practicada por especialistas que conozcan la técnica de aplicación del torno: ejercer la presión justa, utilizar los cabezales adecuados, o contar con la destreza de despegar la cutícula con el torno y cortarla con los alicates o tijeras. ¿Querés saber todo sobre el mundo Deco? Suscribite a Para Ti Deco por solo $2.400 anuales y recibí la revista en tu casa GRATIS.
Hacé click acá para conocer nuestra promoción especial para nuestras lectoras!

Se realiza en seco, es decir, sin ningún tipo de emoliente para ablandar la cutícula. Y su resultado es espectacular. 

Su principal ventaja es la máxima duración del esmaltado, ya que podemos realizar una aplicación perfecta casi por debajo de la misma cutícula. Alargamos así el tiempo en el que se percibe el crecimiento de la uña.

Foto IG

Manicura francesa. Si bien tiene un procedimiento de preparación de la uña, su fuerte es el esmaltado mediante el que se dibuja el borde libre en color blanco para resaltarlo.

Primero, se cortan y liman las para darles la forma deseada. Las cutículas pueden humedecerse para poder empujarlas hacia dentro o también se pueden cortar con un quitacutículas. 

Antes del esmaltado, se puede aplicar una capa de endurecedor con vitamina E para evitar uñas descamadas y blandas.

El esmaltado consta de varios pasos: primero, una capa de base. Luego, dos de color rosa pálido o de un tono lo más similar al de la piel posible. Para finalizar, se dibuja en blanco el borde de la uña para destacarlo.

Foto IG

Manicura japonesa. Se centra principalmente en el cuidado y tratamiento de las manos y uñas. Consiste en un verdadero ritual de belleza que tiene por objetivo principal restaurar la fuerza y belleza de las uñas más débiles y dañadas sin olvidar el conjunto de la mano.

El limado y las cutículas se tratan con una batería de ingredientes naturales, como aceite de jojoba, bambú, ylang-ylang, té rojo, cera de abeja, polvo de perlas, extracto de vainilla, ginseng, leche de arroz y extracto de semillas de loto, por ejemplo.

En lugar de esmalte, en esta técnica se aplica una pasta sobre la uña mediante un masaje o pulido para que penetren los principios activos que contiene la pasta, potenciando su eficacia.

Fuente: parati.com.ar

Sobre el autor

Cecilia Acevedo

Opinar

Clic para opinar