Marketing

Gal Gadot: la maravillosa historia de amor de una heroína de carne y hueso

Actriz, productora y modelo, Gal Gadot es una guerrera tanto dentro como fuera de la pantalla. Dueña de una belleza y un carisma innegable, supo construir un camino en el cine hasta convertirse en una de las heroínas más famosas de la industria. Es que si bien se hizo conocida por su papel en la saga Rápidos y furiosos, fue su implacable actuación como Mujer Maravilla lo que la llevó a la cima del éxito.

Batman v Superman: el origen de la justicia (2016) fue el film que le permitió ganarse su propio lugar dentro del Universo Extendido de DC para relevar el fuerte recuerdo que Lynda Carter había dejado con su protagónico en la recordada serie de la década del 70. Luego, vino el éxito de Mujer Maravilla (2017), Liga de la justicia (2017) y la aún no estrenada en nuestro país Mujer Maravilla 1984, la segunda entrega en solitario de la temeraria amazona.

Sin embargo, no es sólo su talento lo que hipnotiza a la audiencia. Su carisma, su lucha por las causas justas y su proclama en pos del empoderamiento femenino la transformaron en una de las mujeres más influyentes del medio. Así, la actriz israelí de 35 años es una férrea defensora de los derechos de las niñas y mujeres alrededor del mundo y trabaja codo a codo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en pos de esa causa.

Aunque reconoce que nunca fue una gran fan de las historietas, Gadot sostiene que meterse en el rol de Mujer Maravilla le ha dado superpoderes para cambiar un poquito la realidad. “A mi hija le encantan las princesas, y en ese mundo, los príncipes son los que deben salvarlas. Me encanta saber que su generación contará con una gran superheroína como ejemplo, alguien que no necesita de Superman o de Batman, y que es tan fuerte como cualquiera de los dos”, comenta, destacando que las cosas fueron muy diferentes para ella en los años ’80, en una sociedad plagada de héroes masculinos.

Cómoda en su papel de referente femenino y muy comprometida socialmente, Gadot no comprende otro modo de vida posible. Lejos de obnubilarse con las luces de Hollywood, cuando empezó a ser conocida prefirió casarse con el empresario Yaron Varsano y quedarse en Tel Aviv en lugar de mudarse a Los Ángeles. Hoy, 14 años después, la artista -que se encuentra entre las mejores pagas de la industria- demuestra cómo pudo construir su propio cuento de hadas, sin princesas que rescatar.

Mujer empoderada

Gal Gadot nació el 30 de abril de 1985 en Tel Aviv, Israel
Gal Gadot nació el 30 de abril de 1985 en Tel Aviv, Israel Crédito: shutterstock

Hija de una profesora y un ingeniero, Gal Gadot nació el 30 de abril de 1985 en Tel Aviv, Israel. Desde pequeña, su madre la incentivó a participar de certámenes de belleza. A los 18 años, ganó el Miss Israel 2004 y representó al país en el Miss Universo, aunque no logró quedar entre las finalistas. A pesar de esto, su belleza indiscutible hizo que distintas marcas la contraten para ser la cara de sus campañas.

Su mote de mujer fuerte data desde antes de debutar en la pantalla grande, cuando a sus 20 años se alistó en las Fuerzas de Defensa de Israel como entrenadora de combate; esa experiencia le sirvió para sus posteriores papeles en la industria cinematográfica. Una vez concluida su obligación en el servicio militar, se anotó en la universidad IDC Herzliya para estudiar derecho y relaciones internacionales, aunque no pudo resistirse a la propuesta de ser la nueva “Chica Bond” en 007 Quantum of Solace. Lamentablemente, el papel terminó en manos de Olga Kurylenko, pero la vida le dio revancha, y cuando años más tarde volvió a encontrarse con su colega en la audición de Mujer Maravilla.

Detrás de una gran mujer, hay un gran hombre

Así como en su carrera, el azar también jugó un rol fundamental en su vida amorosa. En 2006, mucho antes de que se convierta en la estrella que es hoy, una amiga la convenció para que la acompañara a una fiesta en el desierto con temática new age. Allí también llegó el magnate holandés Yaron Varsano, arrastrado por un amigo que sabía que la amiga de Gal estaría allí y tenía el plan de conquistarla. Así fue como, entre clases de yoga, chakras y alimentación saludable, se encontraron y se enamoraron a primera vista.

Por aquel entonces, ella tenía 21 y el 31 y al parecer el flechazo fue tan inmediato que en la segunda cita él le dijo que no iba a esperar más de dos años para pedirle casamiento; promesa que efectivamente cumplió en 2008. “Creo que sabía que él era el indicado, pero era demasiado joven para entenderlo”, le confesó Gadot a la revista Glamour al recordar el momento en el que conoció a su esposo.

Sin dudas, no se equivocaron al unir sus vidas. Tres años después de pasar por el altar, nació la primera hija del matrimonio, a quien llamaron Alma. Seis años después, la familia se completó con la llegada de la pequeña Maya.“Ya somos cuatro. Maya ya está aquí. Me siento completamente bendecida y agradecida por todas las maravillas de mi vida”, escribió la flamante madre junto a una foto en blanco y negro que anunciaba la llegada de su segunda hija.

Cada pareja es un mundo, pero si nos preguntamos cuál es la clave para que el amor perdure a través del tiempo (llevan 14 años juntos) y siga tan enamorada como el primer día, podríamos decir que la sencillez y el apoyo mutuo es lo que les ha funcionado hasta ahora. De hecho, cuando a ella le tocó rodar Rápidos y Furiosos en Tenerife o Río de Janeiro, tanto él como su hija mayor la visitaron en el set y la alentaron desde las redes, dejando en claro lo orgullosos que estaban de su crecimiento.

Lo mismo ocurrió cuando llegó la oportunidad de encarnar a la heroína con superpoderes y toda la familia se mudó a Los Ángeles para acompañarla. “Tengo tanta suerte de estar casado con una mujer fuerte e independiente. Ella es mi compañera, mi amiga, mi amante. Nuestra relación se basa en la igualdad y el respeto mutuo. Sus metas son tan importantes como las mías”, escribía por aquel entonces su marido, en el día internacional de la mujer.

De hecho, la familia no sólo cambió su estilo de vida por ella, sino que hasta se animó a hacer un cameo en Mujer Maravilla 1984, la secuela de la primera entrega que se estrenó en 2020.“Tengo dos hijas y ambas aparecen. La mayor aparece con el hijo de Patty (Jenkins) y la pequeña, de la que estaba embarazada mientras hacía los ‘reshoots’ de Mujer Maravilla, la primera película, aparece con mi marido”, reveló la protagonista emocionada.

FUENTE:  Cynthia Caccia – EL NACIONAL

Sobre el autor

Patricia Uzcátegui

Patricia Uzcátegui

Comunicadora Social y Locutora. Si pudiera elegir seria #lamujermaravilla

Opinar

Clic para opinar