fbpx

Psicología

El papel de las TIC en nuestra sociedad actual: ¿cómo usarlas bien?

Toda transformación tecnológica a nivel masivo tiene un efecto en la sociedad. El ejemplo más claro de esto lo tenemos en la invención de las herramientas y técnicas de cultivo y de ganadería, que llevaron a nuestra especie de la etapa de los cazadores-recolectores a otra en la que empezaron a aparecer las ciudades y, en general, la semilla de la civilización.

Pero no todas las grandes transformaciones de este tipo tuvieron lugar hace miles de años, cuando prácticamente todo estaba por inventar. En los últimos años han aparecido invenciones que nos han introducido de lleno en un nuevo paradigma: se trata de las TIC.

En este artículo veremos qué son las TIC, qué impacto han tenido en la sociedad a nivel psicológico, y cómo hacer un buen uso de estas de manera que nos faciliten la vida en vez de complicárnosla.

¿Qué son las TIC?

Las siglas TIC se refieren al término Tecnologías de la Información y la Comunicación, uno de los elementos más importantes del desarrollo de la humanidad en las últimas décadas, responsable en buena parte del tipo de cambios productivos y sociales que hemos experimentado desde mediados del siglo XX.

Si bien hasta no hace tanto estas nuevas tecnologías eran usadas de manera directa tan solo por algunos privilegiados, hoy en día tienen cientos de miles de usuarios en prácticamente todos los países, y su uso es masivo. Dispositivos electrónicos como los smartphones son productos utilizados de manera habitual incluso en las familias más humildes y todos estamos, para bien o para mal, influidos por lo que ocurre en esa realidad virtual que es Internet, la red de redes.

Y es que si algo han demostrado las TIC es su capacidad para desbordar aquellas funciones para las que fueron diseñadas. Poco se podrían imaginar los primeros desarrolladores de ARPANet que décadas más tarde su creación sería utilizada para que todo el mundo fuese capaz de publicar vídeos con una audiencia potencial de millones de espectadores, para pedir comida a domicilio, o para ligar, entre otras muchas cosas.

¿Cómo nos han cambiado las nuevas tecnologías?

Estos son algunos aspectos en los que la irrupción de las TIC en nuestras vidas ha transformado la sociedad.

1. Experiencia de vivir en la Aldea Global

El término de Aldea Global se usa para denominar el fenómeno de percibir como cercanos eventos que en realidad han podido ocurrir en el otro lado del planeta. Con las TIC, los límites geográficos se desdibujan, para bien o para mal, y fenómenos sociales como las modas o las oleadas de movilización se expanden en cuestión de horas.

2. Aparición del teletrabajo

Cada vez es más común trabajar desde casa. En muchos sentidos, el trabajo en equipo ya no tiene por qué ser sinónimo de estar en una oficina, y como consecuencia, la líne que separa la vida profesional de la vida personal se va haciendo cada vez más borrosa.

3. La fiebre de las redes sociales

Existe una especie de competición por ver quién llama más la atención a través de las redes sociales; de hecho, incluso hay empresas que invierten dinero para ganar seguidores en estas por simple cuestión de branding, no por aumentar sus ventas a corto o medio plazo.

Algo similar ocurre con las personas de carne y hueso: se premia a quienes adoptan un perfil público más comercializable, más parecido al de una empresa. Y por imitación, el concepto de “marca personal” gana fuerza hasta en quienes no se han propuesto ganar dinero a través de su presencia en Internet.

4. Surge el síndrome FOMO

El síndrome FOMO (Fear of Missing Out) lleva a cientos de miles de personas a estar atentas constantemente a sus teléfonos móviles y a sus ordenadores, dado que la idea de estar perdiéndose novedades les genera un malestar significativo. Este es uno de los mecanismos que producen dependencia de las nuevas tecnologías. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

5. Aparición de nuevas adicciones

Con el desarrollo de las TIC, nuevas formas de adicción han aparecido, y además lo han hecho empezando por uno de los grupos demográficos más vulnerables: los jóvenes. Patrones de conducta como pasarse muchas horas seguidas jugando a videojuegos online o no poder estar una cena sin mirar la pantalla del móvil son algunas de las señales de alerta, en caso de formar parte del día a día de la persona.

6. Ciber militancia

Muchas personas pasan horas discutiendo con desconocidos por Internet, algo que es visto como una lucha contra que en ocasiones es de naturaleza puramente política, una especie de militancia.

Esto puede llevar a las personas a sentir ira de manera habitual, por el hecho de acostumbrarse a exponerse a las plataformas virtuales en las que hay personas que piensan de un modo radicalmente diferente a uno mismo.

¿Cómo sacar partido las TIC?

Estos son algunos consejos prácticos tener en cuenta para hacer un buen uso de estas herramientas tecnológicas.

1. Establece horarios muy claros

Perder la noción del tiempo usando redes sociales, viendo vídeos de Internet o jugando a videojuegos es algo normal hoy en día.

Ante esto, hay que hacer lo posible por llevar un estilo de vida en el que haya una cierta disciplina acerca de qué toca hacer en cada momento. Si te haces un horario y te lo colocas en un lugar que suelas tener a la vista, este sencillo elemento te facilitará las cosas, al actuar a modo de recordatorio constante.

2. Aprende a esconder aquello que te tienta en momentos clave

Los dispositivos electrónicos vinculados a las TIC se caracterizan por estar diseñados para llamar nuestra atención constantemente, y eso puede llevarnos a ser poco productivos.

Por ello, asegúrate de que los lugares en los que sueles pasar más tiempo dedicándote a tareas que requieren diligencia y atención esas distracciones no están a tu alcance. Por ejemplo, antes de entrar a tu sala de estudio, deja tu smartphone en otra habitación y pone un reloj de pulsera para no necesitar ir a ver la hora.

3. Aprovecha el potencial de las redes sociales para hacer amigos

En vez de discutir con desconocidos, debate y conversa con personas con intereses o aficiones similares a lo que te gusta a ti. Esto te puede ayudar a crear amistades significativas más allá de las pantallas.

4. Contrasta información

En la era de las TIC hay más información que nunca, pero también más “infoxicación” on datos erróneos, noticias inventadas, etc. Para aprender de verdad, y no limitarte a absorber contenidos independientemente de su calidad, utiliza varias fuentes y nunca abandones la mentalidad crítica.

5. Trabaja tu autoestima

La exposición constante al mundo de las redes sociales llenas de influencers con vidas aparentemente envidiables puede suponer un golpe para la autoestima. La cuestión es que esas personas son famosas precisamente por saber gestionar muy bien sus apariciones públicas, filtrando toda la información negativa acerca de ellas mismas e impidiendo que lleguen al conocimiento general.

Practica la auto-observación para comprobar que los pensamientos irracionales basados en estas comparaciones engañosas no te están afectando demasiado. Por ejemplo, lleva un diario.

Tal y como hemos visto, el uso de las TIC produce un nivel de malestar significativo en algunas personas. Afortunadamente, ante esto es posible contar con ayuda profesional de la mano de psicólogos. Y es que somos muchos los profesionales de la psicoterapia con una formación actualizada a los nuevos tiempos y que disponemos de experiencia a la hora de “entrenar” a nuestros pacientes en el buen uso de estos recursos tecnológicos.

Fuente: www.psicologiaymente.com

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

autodidacta, amante de los desafíos, diplomada en ventas,mamá de dos varones y lectora asidua.

Opinar

Clic para opinar

/* ]]> */