Nutrición

¡Cuidado con la sal!

La OMS alerta sobre el exceso en el consumo de este condimento, que puede estar agravado por el incremento de aperitivos y snacks durante el confinamiento.

Posiblemente ahora le dedicamos más tiempo a cocinar, algunas personas pasan el día picoteando y muchos otros consumen productos ultra elaborados en los que no se controla de manera saludable el nivel de condimentos que se le añaden. El resultado final es que se ha incrementado el consumo de sodio en la dieta, con los peligros que esto conlleva. La Organización Mundial de la Salud ha lanzado una alerta para que se corrija esta deficiencia alimenticia antes de que cause problemas en nuestra salud.

¿Jugando a las mentiras?

Existen muchas ideas erróneas sobre la sal que, a base de escucharlas, se han llegado a convertir en convicciones sociales.

  • Al entrenarnos sudamos más y necesitamos reponer más cantidad de sal. El sudor contiene poca sal y por lo tanto no es necesario agregar más incluso en los días cálidos y húmedos. Lo que no debemos descuidar es la hidratación, ya que lo que más perdemos es agua. En una dieta equilibrada debemos añadir a las comidas de todo el día 5 gramos de sal (unos 2 gramos de sodio) que es la cantidad saludable. Sólo en deportes de competición, y siempre guiados por un médico especializado o un nutricionista, podemos incrementar el consumo de sodio.
  • Consumo sal marina, es mejor para la salud y no causa los inconvenientes de la sal común. Cualquier tipo de sal, sea más o menos refinada y tenga un origen mineral o marino, contiene sodio y no debemos superar la cifra que lo convierte en saludable.
  • Sólo la sal que se pone en las ensaladas es la que debemos controlar. No, la sal que agregamos a los guisos no se evapora ni se transforma en la cocción, manteniendo su contenido en sodio intacto. Es mejor recurrir al uso de especias, para mejorar el sabor de la comida cocinada y no tener que añadir un exceso de sal.
  • Cocinando con poca sal o sin sal se pierde el sabor de los alimentos. La sal, el azúcar, el vinagre o la cerveza (el paradigma icónico de los 4 sabores básicos) excitan de manera instantánea nuestras papilas gustativas y eso produce una cierta placidez en el paladar. Debemos acostumbrarnos a tomar los alimentos menos condimentados, porque las papilas gustativas tienen la capacidad de ajustar el gusto por los sabores naturales de todos los alimentos: utilizando menos condimentos conseguimos una gama más amplia de sabores naturales.
  • Detecto fácilmente los alimentos ricos en sal por su sabor “salado”. Sobre todo en productos industrializados, comida preparada y aperitivos de exquisito paladar, se utiliza un exceso de sal. Ciertos alimentos ricos en sal no parecen tan salados porque a veces se les añade otros ingredientes, como azúcares, para disimular el sabor. Es muy importante leer las etiquetas para conocer el contenido en sodio.
  • La reducción de sal en la dieta sólo afecta a las personas mayores y a otras con ciertas patologías. Los efectos nocivos que provoca el consumo excesivo de sal, como la hipertensión o la retención de líquidos, afecta a personas de cualquier edad.
  • Tomar poca sal puede afectar a mi salud, el sodio es un mineral necesario. La sal está tan presente, incluso de manera natural (aceitunas, por ejemplo) en tantos alimentos que llevando una dieta variada nunca se va a producir una carencia.

La cantidad diaria recomendada por la OMS para individuos adultos es de 5 gramos de sal, que equivale a 2 gramos de sodio.

Los datos de la OMS

  • Para los adultos: la OMS recomienda consumir menos de 5 gramos (un poco menos que una cuchara de té) de sal por día (Los argentinos consumimos según datos del Ministerio de Salud 12gr diariamente) .
  • Para los niños: la OMS recomienda ajustar a la baja, para los niños de 2 a 15 años, la ingesta máxima recomendada para los adultos en función de las necesidades energéticas en relación con las de los adultos. Esta recomendación no comprende el período de lactancia natural exclusiva (de 0 a 6 meses), ni el de alimentación complementaria de la lactancia natural (de 6 a 24 meses).
  • Toda la sal que se consume debe contener una cantidad relevante de yodo, lo cual es esencial para un desarrollo sano del cerebro del feto y del niño pequeño así como para optimizar las funciones mentales en general.
  • El sodio es un nutriente esencial necesario para mantener el volumen plasmático, el equilibrio acido básico, la transmisión de los impulsos nerviosos y el funcionamiento normal de las células.

Trucos en el hogar

  • No agregar sal durante la preparación de los alimentos.
  • No poner saleros en la mesa.
  • Limitar el consumo de bocaditos salados.
  • Escoger productos hiposódicos.
  • Utilizar hierbas aromáticas y otras especias para mejorar el sabor de los alimentos.  
AlimentoMg cada 100 gramos
cubitos de caldo23.187
salsas y productos untables867
carnes y productos carnicos750
Aceituna negra3.288
quesos653
comidas rapidas341
Aceituna verde2.100
aperitivos1.415
Queso roquefort1.600
chacinados1.050
aderezos933
Lomo embuchado1.470
Pechuga de pavo1.431
Salmón ahumado1.200
Queso azul1.260
Mostaza1.252
Untables carnicos (paté)700
Jamón serrano1.100
Queso parmesano1.090
Morcilla1.060
Butifarra1.060
Chorizo1.060
Salchicha1.060
Sobrasada1.060

Add Comment

Click here to post a comment