fbpx

Actualidad Entrevistas

Cuarentena: los trucos de una familia argentina que vive en un velero para superar el encierro

rabajé en 28 años en el mundo corporativo. Fui gerente de marketing y directora comercial de grandes compañías como Telecom, Xerox y OCA. Pero un día decidí cambiar totalmente mi vida. Dejamos la vida en la ciudad, por una en el mar; pasé de ser empleada a tener mi propio emprendimiento; y, por último, pasé de estar doce horas fuera de casa, a estar conviviendo 24 horas con mi familia. Además ahora soy mamá y maestra de mi hija”, cuenta con orgullo Silvina Reyes , una emprendedora argentina de 50 años.

El detonante fue la falta de tiempo personal . “Quería tener más tiempo para mí y para mi familia. Y como Jorge , mi esposo, navegaba desde hace muchos años, decidimos vivir en un barco para poder viajar que es lo que mas nos gusta.Asi empezamos”

En el barco, que tiene tres camarotes dobles, dos baños y una cocina con comedor; viven Silvina, Jorge y María Paz , la hija menor de este matrimonio, que hoy tiene 12 años. “Mi hijo Tomás , de 22 años, tiene trabajo y vive en España desde hace un año”, dice Silvina.

Silvina Reyes junto a su marido, Jorge, y sus hijos Tomás y María Paz
Silvina Reyes junto a su marido, Jorge, y sus hijos Tomás y María Paz Crédito: Gentileza Silvina Reyes

Hoy esta familia lleva en su haber 12 mil millas recorridas en velero. “Es casi media vuelta al mundo . En este momento estamos en Andalucía, España y nuestro plan era pasar el invierno acá e ir, en el verano europeo, a Ibiza y a Formentera. Pero ahora no sabemos cuál va a ser nuestro destino”, reconoce la emprendedora.

Mientras estaban en Andalucía se enteraron de la cuarentena , y la están haciendo hace 14 días. “Este un puerto que está en una pequeña ciudad de veraneo, con pocos habitantes. De todas formas es una zona muy patrullada por la Guardia Civil, y ya se han interrumpido los servicios de infraestructura de la marina, que son servicios de baños y duchas. Sólo podemos bajar del barco para ir al supermercado, a la farmacia o por algún motivo de fuerza mayor. Vimos que algunos vecinos de otros barcos salieron a caminar y los agentes de la Guardia Civil les dijeron que volvieran a sus barcos”, cuenta.

Educar en alta mar

Como navegan muchos meses del año, tienen un router de Internet que los conecta con el mundo. “Gracias a esta conexión podemos trabajar en forma remota y educar a María Paz . Es el cuarto año que ella estudia a distancia. Este año empezó primer año del secundario. Para poder enseñarle utilizamos la plataforma SEADEA, el sistema de educación a distancia del Ejército Argentino, que puede ser utilizado por familias argentinas que viven en el exterior. “También utilizamos videos de profesor.com, la aplicación Zoom, Skype y WhatsApp, para comunicarnos. Soy maestra full y facilitadora de mi hija, porque la ayudo en su aprendizaje”, cuenta Reyes.

Crédito: Gentileza Silvina Reyes

¿De qué vive esta familia? Crearon Hostandboat , una plataforma con propuestas para pasar vacaciones en barco. “La gestionamos desde donde estemos, incluso mientras navegamos”, agrega Silvina.

Como el síndrome de mamparitis

Tal como nos está pasando en esta cuarentena obligatoria, en alta mar uno de los grandes desafíos fue acostumbrarse a convivir 24 horas con la familia.

Silvina compara el síndrome de encierro que estamos viviendo en este aislamiento, con el síndrome de “mamparitis “. Éste es un síndrome que suelen tener los marinos que permanecen embarcado durante muchos días. Se llama así porque el marino está entre “mamparos” o paredes de madera, que son las que separan cada camarote del buque.

“Para poder superarlo es fundamental estar muy organizados . Programar tareas para el trabajo, para el estudio, y hasta tener una agenda para el ocio y el descanso. Vivimos así por eso la cuarentena no nos cambió en esa administración de tiempos. Además repartimos los quehaceres y responsabilidades que hay en el barco”, detalla Silvina.

Crédito: Gentileza Silvina Reyes

Como no siempre pueden bajar a tierra esta familia se ha hecho una rutina para hacer gimnasia en el barco . “Con María Paz hacemos yoga y pilates, en la proa del barco”, señala Reyes.

Cuando la tecnología es vital

Por supuesto que mientras se navega -y como nos pasa mientras estamos en aislamiento- las herramientas tecnológicas son de suma importancia . “La utilizamos para trabajar; para navegar porque consultamos pronósticos y cartas náuticas digitales; para la educación a distancia y para comunicarnos con la familia y amigos”, explica Silvina.

Crédito: Gentileza Silvina Reyes

Mientras nosotros, hoy, extrañamos los asados y mateadas con amigos, esta mujer aventurera tiene más amigos virtuales que reales . “Navegamos muchos meses al año así que tenemos muchos amigos en distintos lugares del mundo y todos nuestros afectos en la Argentina. Gracias a la tecnología nos acercamos a ellos, con encuentros y charlas virtuales”, sostiene Silvina.

Más allá de los desafíos que implica esta forma de vida esta mujer asegura que no la cambiaría. “Tengo el placer y privilegio de despertarme y ver el mar azul, con peces, estrellas de mar y tortugas -reflexiona-. Puedo ver el amanecer y el atardecer en el medio del océano. Esta es la vida que elegimos y nos encanta.”

Fuente: escrito por Cintia Perazo para www.lanacion.com.ar

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

autodidacta, amante de los desafíos, diplomada en ventas,mamá de dos varones y lectora asidua.

Opinar

Clic para opinar

Agenda

No hay nuevos eventos.