Curiosidades Moda y tendencias

¿Conoces la historia del paraguas?

Muchas personas utilizan paraguas. Los hay de distintos colores y tamaños. En verano, época del año en que las lluvias son frecuentes, se empiezan a asomar los paraguas en la calle. Actualmente, nos parece un objeto cotidiano, pero no siempre ha sido así. En WomanTime, te explicamos la historia del paraguas, cuál es su origen, quién lo inventó y cómo ha sido su expansión y evolución.

¿Quién inventó el paraguas?

Según cuenta una leyenda china, el paraguas fue inventado por Lu Mei. Era una chica joven que se había apostado con su hermano mayor quién de los dos era capaz de construir un objeto para protegerse de la lluvia.

En sólo una noche, Lu Mei fue capaz de elaborar una especie de bastón de cuya parte superior “nacían” 32 varillas realizadas con bambú y que estaban cubiertas entre sí por una tela que recordaba la forma de un hongo o seta.

Lamentablemente, como hemos dicho antes, esto es solo un cuento popular, no es un hecho demostrable.

Seguramente, si te has interesado por esta invención, te habrás realizado la siguiente pregunta: ¿Quién es el inventor del paraguas?. Lo cierto es que no se sabe con exactitud qué persona fue. Pero si te preguntas ¿dónde se inventó el paraguas?, sí que podemos responderte con total seguridad: el paraguas se inventó en China. Y, ¿cuándo se inventó el paraguas?. Pues debes saber que el paraguas se inventó en el siglo XI a. C.

Origen del paraguas

Como hemos comentado, sí podemos afirmar que el origen del paraguas está en la China del siglo XI a.C. También en este milenario país tiene su origen el primer paraguas plegable, un inventó con más de 1700 años. Del mismo modo, también fueron los chinos los primeros que impermeabilizaron la sombrilla transformándola en un paraguas tal y como hoy lo conocemos. Consiguieron esta útil característica cubriendo un parasol con cera y barniz.

En los primeros años de su descubrimiento, tanto la versión para protegerse de la lluvia como la diseñada para el sol, las podían emplear solamente personas de alta clase social, políticos o nobles. Era habitual que fuese un sirviente o esclavo el que lo portara cubriendo a su amo.

Expansión del paraguas

El paraguas inició su expansión desde China mediante la ruta de la seda. Los primeros países a los que llegó fueron Corea, Japón y Persia.

Cabe destacar que al principio, en estas regiones solo se empleaba para protegerse de los rayos solares, es decir, como parasol. Solo en el país en el que se inventó se empleaba para protegerse del agua de lluvia.

Años más tarde, el paraguas llegó al Imperio Asirio, Egipto, a la Antigua Grecia y más tarde a las regiones pertenecientes al Imperio Romano. También aquí era empleado solamente como sombrilla.

Curiosamente, entre los egipcios se empleaba como un objeto de ritual cortesano y también era signo de tener alta influencia aquellos que se beneficiaban del paraguas en presencia del faraón. En cambio, en Grecia solamente lo podían utilizar las mujeres.

Luego de la desaparición del Imperio Romano, en Italia el empleo del umbráculum (quitasol) se siguió empleando tímidamente, pero en el resto de Europa el paraguas cayó prácticamente en el olvido.

Por ejemplo, la Edad Media lo ignoró por completo. Pero en el último tercio del siglo XV, apareció de nuevo el paraguas en Francia. En concreto en su capital, París. En Francia, al igual que en la antigüedad, se siguió empleando como un mero signo externo de prestigio. Era tenido como un objeto de lujo que empleaban solo las clases de linaje más elevado. Nadie lo empleaba para protegerse de la lluvia con él. Simplemente sustituyó al bastón y la espada, ya que el desuso de ambos elementos coincidió en el tiempo.

Como hemos visto, no se empleaba de forma lógica, por lo menos respecto al concepto de paraguas que actualmente tenemos de él: evitar mojarse. Fue Inglaterra la primera nación europea en emplear correctamente el paraguas.

O lo que es lo mismo, para protegerse de la lluvia, utilización que no se generalizó en otros países hasta llegado el siglo XVIII. Algo muy parecido a lo que pasó con el abanico.

En su aceptación social jugó un papel fundamental un estrafalario individuo perteneciente a la nobleza británica, sir Jonás Hongway (nacido en 1712). Fue un precursor del paraguas, artilugio que vio por primera vez en Rusia. Prácticamente se enamoró de él, ya que siempre iba con uno en la mano. Este excéntrico personaje se hacía equipado con su paraguas tanto en los círculos sociales más elegantes como en los barrios más pobres. Ignorando los insultos y silbidos que recibía de algunos gamberros y sin escuchar las quejas de los cocheros de los carruajes de alquiler que creían era una especie de arma blanca.

sir Jonás Hongway

También algunos los oficiales del ejército británico se aficionaron al paraguas ya que creían que era un elemento que ofrecía elegancia y les ayudaba a mantener una postura completamente erguida.

De hecho el duque de Wellington se vio obligado a prohibir en 1818 el paraguas en el campo de batalla y en las campañas militares.

Vía: curiosfera-historia

Sobre el autor

Sofía Moroz

Opinar

Clic para opinar