Hogar Huerta y jardín

¿Cómo quitar manchas de vino con productos caseros?

¿Una copa de vino un viernes por la tarde? Esto puede convertirse en una pesadilla en el momento en el que derramas el vino en el sofá de unas amigas.

1.Debes actuar lo más rápido posible.

Cuanto más tiempo pase, el vino se impregnará más en la superficie y hará que la mancha sea más difícil de quitar. Sin embargo, esto NO significa que en medio de una cena cuando un amigo tire su copa en tu sofá o mantel debas salir corriendo a frotar la mancha y menos aún a lavarla y usar la secadora. En estos casos relájate y soluciona el problema con simples productos caseros e instrucciones que te dejamos a continuación.

2. ¡Recuerda no frotar!

Independientemente de cuál sea el material afectado, lo primero que debes hacer es poner encima servilletas de papel para absorber la mayor cantidad de vino posible. (¡No frotes!) Luego, deberás atacar la mancha con alguna de las siguientes técnicas (escoge la mejor dependiendo del material, las circunstancias y lo que tengas en casa).

1. Sal

Pon sal en abundancia encima de la mancha, déjala secar y lávala con agua fría y detergente. Incluso puedes dejar la sal sobre la mancha toda la noche y lavar al día siguiente. Aunque esta solución no es la más óptima, es muy fácil y es especialmente útil cuando quieres una solución rápida.

2. Soda

Este método consiste en «ahogar» la mancha con soda y dejarla secar. El famoso truco de la soda es particularmente efectivo al mezclarlo con el método de la sal. Lo mejor que puedes hacer es poner la sal, esperar a que se seque, aspirarla y luego lavar la mancha con soda. Esta combinación, en la mayoría de casos quita la mancha por completo. Si no es efectiva, deja de beber vino por siempre (imposible) o utiliza alguno de los siguientes productos.

3. Agua hirviendo

Si no tienes ninguno de los productos anteriores, recurre al clásico método del agua hirviendo. Estira la tela y tira el agua hirviendo encima de la mancha hasta que desaparezca. Puede que necesites repetir este proceso varias veces pero muy posiblemente la mancha desaparecerá. Simple, fácil y muy exitoso.

4. Leche

¡Increíble pero cierto! ¿Has manchado tu camiseta favorita con una gota de vino? Calienta leche en un recipiente y pon la prenda a remojo y al cabo de un par de horas ponla en la lavadora. ¡Funciona!
Si la sal, el agua, la soda y la leche no te funcionan…

5. Liquido de lavar platos con peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)

Preparar una solución de 3 partes de líquido de lavar platos por una de peróxido de hidrógeno. ¿Peróxido de qué? No lo oirás en la calle como tal, sino más bien, como agua oxigenada pero así suena más profesional… 🙂
Remoja la tela manchada en esta solución, espera y repite hasta que la mancha desaparezca. ¡Súper efectivo!

6. Bicarbonato de soda y vinagre (blanco común)

Después de secar el vino con servilletas de papel, tira bicarbonato de soda encima de la mancha (en vez de sal). La mancha pasará a tener un color grisáceo. Remoja un trapo con vinagre y limpia la mancha sin frotar mucho. Déjalo secar y aspíralo para quitar el bicarbonato de soda. ¡No quedará ni el rastro!

Vía mypoppins.com

Opinar

Clic para opinar