fbpx

Pareja

6 problemas de comunicación muy frecuentes en las relaciones de pareja

Toda relación pasa por momentos buenos y también por momentos bajos; sin embargo, existen algunos problemas de comunicación recurrentes en la convivencia en pareja que pueden generar disfunciones eN la misma. Saber identificar y solucionar esta clase de dificultades resulta clave para que la relación se mantenga en buen estado y nos ayude ser felices.

No existen soluciones mágicas para tener la relación perfecta con esa persona a la que queremos, pero existen algunas claves que contribuyen a reforzar la relación y llevarla a un nivel superior.

6 problemas de comunicación que afectan a muchas relaciones de pareja

Estos son varios de los problemas de comunicación más frecuentes en las relaciones de pareja, cada uno explicado junto a sus posibles soluciones.

1. Los celos

Los celos constituyen una de las consecuencias de la falta de comunicación que puede haber en una pareja: ante la falta de información, somos más propensos a desarrollar pensamientos con capacidad de preocuparnos y hacernos sentir mal acerca de lo que podría pasar en un futuro.

Es relativamente habitual encontrar casos de parejas que sienten celos en algún momento de la relación, o que nuestra pareja los sienta; sin embargo, hay que aclarar cualquier tipo de malentendido cuanto antes para que no se vuelvan generalizados.

Y es que, si empezamos a desconfiar de la otra persona, estamos ante un signo de mala comunicación en la pareja, y este debe ser solucionado, ya que de otra manera es probable que las cosas vayan a peor o que “exploten” en algún momento.

Los celos recurrentes de uno de los miembros de la pareja casi siempre son síntoma de una situación de desconfianza por la otra parte. Es por eso, para solucionar este problema, debemos recuperar la confianza de nuestra pareja a través del diálogo honesto y que va al fondo del asunto.

2. No saber pedir perdón

Otro de los problemas de comunicación que se dan en las relaciones que acaban por romperse es la incapacidad de uno de los miembros o de ambos de pedirse perdón mutuamente. Saber pedir perdón es uno de los signos más reconocibles de madurez, la empatía y el respeto por la otra persona.

Así pues, para lograr una buena relación de pareja, deberemos aprender a pedir perdón siempre que sea necesario y reparar el daño.

3. Asumir que hablar de lo cotidiano es perder el tiempo

Hay personas que tienen baja disposición a estar en una relación sana de pareja, como por ejemplo aquellas que no son capaces de compartir lo que pasa en sus vida con la otra persona.

En realidad, en una relación de pareja todo lo que nos ocurre puede ser comentado y merece atención si así lo hemos sentido. Se trata de compartir tanto lo bueno como lo malo que nos pase, de saber comunicar a nuestra pareja todo aquello que nos suceda en la vida y que es relevante para nosotros.

Y es que saber compartir lo malo que nos hace sufrir es tan importante como compartir aquellas cosas buenas que nos suceden en el día a día, y eso incluye compartir sentimientos, emociones, situaciones de dolor o tristeza, y también ser asertivos, es decir, saber comunicar a la otra persona lo que queremos en cada momento, de manera eficaz y sin dañarle en ningún caso.

4. Falta de escucha

Un elemento básico en cualquier relación de pareja es saber escuchar a la otra persona. Aunque pueda parecer un tópico, es un elemento que debemos tener en cuenta si queremos que nuestra relación vaya a buen puerto, ya que a veces podemos prestar una atención excesiva a nuestros planteamientos o a nuestra voluntad, sin escuchar lo que la otra persona tiene que aportar.

Muchas relaciones se deterioran por la falta de escucha de uno de los integrantes, o por un problema de escucha y atención recíproca entre ambos. Escuchando de manera activa a nuestra pareja y atendiendo a sus necesidades, sueños y aspiraciones, mejoraremos el futuro de nuestra relación y la estabilidad de esta, evitando situaciones ambiguas.

5. Pérdidas de respeto

Este es uno de los problemas que pueden englobar todo lo anteriormente enumerado. El respeto es el pilar fundamental de una relación de pareja y por extensión de toda relación cercana, ya sea de amistades o familiares.

De hecho, este tipo de ataques evitan que establezcamos vínculos comunicativos normales, ya que se entra en una dinámica de lucha de egos.

Cuando perdemos el respeto por la otra persona, o bien ambos integrantes de la pareja se pierden el respeto, estamos ante una situación difícilmente salvable, pero que en algunos casos puede encauzarse para recuperar la relación. Respetar consiste, en pocas palabras, en tratar a la otra persona como nos gustaría ser tratados, de esta manera, recuperaremos una relación respetuosa de pareja.

6. Discusiones frecuentes

Tener discusiones con la persona que compartimos nuestra vida es habitual, otra cosa distinta es entrar en una dinámica de discusiones constantes como sucede en algunas parejas.

Para no convertir la discusión y el enfrentamiento en el estado habitual de nuestra relación es recomendable poner en práctica todo lo comentado anteriormente, ser empáticos y ponernos en el lugar del otro, ser respetuosos, escuchar y compartir siempre nuestros sentimientos que más nos afectan.

Fuente: www.psicologiaymente.com

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

autodidacta, amante de los desafíos, diplomada en ventas,mamá de dos varones y lectora asidua.

Opinar

Clic para opinar