fbpx

Fashion

Tommy Hilfiger y Zendaya: una oda a la diversidad

Tommy Hilfiger ha sabido cómo generar expectación con sus últimas colecciones

El diseñador y la actriz convirtieron la pasarela en un auténtico espectáculo al que todas las mujeres estaban invitadas.

Era una de las citas más esperadas no solo del día, sino de la Semana de la Moda de París , y no defraudó a nadie.

Hace tan solo unos días, el diseñador estadounidense y Zendaya, después de anunciar que unirían fuerzas el pasado octubre, incendiaban Internet al sacar a la luz la nueva colección que habían creado juntos. Las propuestas de Tommy y Zendaya ocuparon París, pero no fue su carácter see now, buy now, al que desde hace temporadas nos tiene acostumbradas el creativo lo que llamó la atención de su desfile.

El Teatro Campos Elíseos dejaba su espíritu clásico a un lado para convertirse en la tarde-noche del sábado en una auténtica discoteca o roller center de los 70′ que se mueve a ritmo de Boogie. El espectáculo dio comienzo de la mano de bailarines sobre patines, que dejaron paso a las piezas de la colección del creativo y la protagonista de El Gran Showman. Todas ellas, como ya dejaron ver en la prevista de la colección en la web, inspirada en los 70′, llenándose de denim, incluso en total look, pantalones campana, prendas iridiscentes, trajes de dos piezas con estampados multicolor, talles altos, hombreras y todo lo que podamos imaginar de la estética disco.

EstropGetty Images

Pero el protagonismo de las propuestas casi quedó eclipsado por las modelos que las defendían. Tommy Hilfiger y Zendaya siguieron los pasos de firmas que han marcado estas Semanas de la Moda, como Simone Rocha o Christian Siriano, aportando su granito de arena para que la diversidad formase tomase también de la Fashion Week parisina. Su pasarela se convirtió en una oda a la inclusión y homenaje a la raza negra, haciendo que las modelos de color, en concreto 59, fuesen las protagonistas indiscutibles de su particular referencia al desfile de la Batalla de Versalles en 1973, que revolucionó la moda. Entre ellas, Jourdan Dunn o Winnie Harlow, que volvía a reivindicar la diferencia como cualidad y virtud, lo que nos hace ser únicos, pero también Anira Marshall y Carissa Pinkston.

Victor VIRGILEGetty Images

Aunque esto no fue lo único que llamó la atención. Su elenco de maniquís no se limitaba solo a los rostros más jóvenes que dominan ahora el panorama. La actriz y diseñador, con su fiesta en la que incluyeron modelos entre los 18 y los 70 años, alzaban la voz para dejar claro que la moda no solo es por y para mujeres jóvenes, terminando con la exclusión de las modelos más adultas, que ven llegar su carrera a su fin después de los 40. Para ello contaron con Pat Cleveland, la primera supermodelo negra que ya apareció en el desfile original de La Batalla de Versalles de 1973, con Beverly Peele, quien ha protagonizado más de 250 portadas o Beverly Johnson, la primera mujer negra en la portada de ELLE francés.

EstropGetty Images

Si la colaboración de Tommy y Zendaya ya nos había dejado sin palabras, su desfile primavera/verano en París no hará más que pasar a la historia y lo hará como aquel que culminó la tendencia que emprendía Rihanna en su desfile de lencería para todos los cuerpos o Naeem Khan al recuperar a mujeres hitos de la historia. Pero, lo más importante, es que lo han hecho con un significado: “Quiero hacer un espectáculo inspirado por las mujeres que me permitieron estar en la posición en la que estoy ahora. Honestamente, solo quería decirles ‘gracias’ a través de este espectáculo”, decía Zendaya a la edición británica de ELLE.

Fuente: María Muñi

Sobre el autor

Patricia Uzcategui

Patricia Uzcategui

Opinar

Clic para opinar

Agenda

No hay nuevos eventos.