fbpx

Actualidad Curiosidades

Slow sex, una tendencia que están usando muchas parejas alrededor del mundo

Vivimos en un mundo lleno de prisas, y eso se ha trasladado a todos los ámbitos de la vida; incluso a la cama. Especialmente las parejas que llevan mucho tiempo juntas, se acostumbran al sexo rápido y directo: en pocos minutos, la relación sexual se ha acabado.

El slow sex viene a acabar con todos estos hábitos sexuales regidos por la rapidez y el poco tiempo. Millones de parejas alrededor del mundo están adoptándola, y aseguran que ha transformado completamente su intimidad.

Sexo y penetración no son lo mismo

Hay una idea muy extendida (y perpetuada en gran parte por la pornografía) de que las relaciones sexuales “buenas” consisten en penetraciones interminables.

Sin embargo, muchos estudios han demostrado que esto está muy lejano a la realidad. En verdad, de acuerdo a la ciencia, si la penetración dura más de 15 minutos en muchos casos se vuelve demasiado extensa y se vuelve menos placentera.
Quizá te preguntes entonces, ¿Por qué hablan de acabar con las prisas, si la relación sexual no puede durar más de 15 minutos?

Pues el error está en creer que el sexo comienza con la penetración. El slow sex o sexo lento parte de la idea de disfrutar todo el proceso de la sexualidad, desde la caricia matutina, un beso apasionado o un mensaje hot.

La previa es el momento fundamental. Acariciarse, explorarse, usar los sentidos, son algunas de las claves para que la relación sea más satisfactoria.

Claves para lograr un buen slow sex

Encontrar el momento

Lo fundamental en el sexo lento es, por supuesto, tener tiempo. Así que nos olvidamos de practicarlo en ese ratito libre justo antes de ir a la próxima reunión. Aunque la espontaneidad es muy linda, puede ser difícil que el momento indicado “aparezca” por arte de magia, así que lo mejor es que la pareja se ponga de acuerdo y reserven un momento para la intimidad.

Usar los sentidos

El slow sex entiende que la sexualidad es toda una experiencia. Por eso, es importante que se pongan en juego los cinco sentidos.
Ambienten el lugar, pongan música, bajen la luz, anímense con algún aceite aromático con el que masajearse mutuamente, y, ¿por qué no? estimúlense visualmente con lencería erótica.

Caricias y besos

Tómense todo el tiempo que necesiten para explorarse. Hacerse caricias, besarse despacio, tocar cada parte del cuerpo del otro. Eso es esencial en el slow sex.

Tomarse este tiempo ayuda, por un lado, a descubrir sensaciones y a conectar emocionalmente. Además, también ayuda a que la pareja se relaje, y eso colabora a disfrutar mucho más.

Miradas y respiración

Es importante para el slow sex estar presente. Por eso es importante mantener contacto visual, e intentar mantener una respiración profunda.
Son dos herramientas que ayudarán a que la mente se concentre en el momento que se está viviendo y no divague en preocupaciones diarias y otras cosas que pueden mitigar el deseo.

 

Fuente: La Bioguia

Opinar

Clic para opinar