fbpx

Actualidad Salud Sociedad

Sarampión: los niños entre uno y cinco años recibirán una dosis extra obligatoria

Durante todo el mes de octubre, el ministerio de Salud de la Nación lanzará una campaña gratuita y obligatoria para vacunar a todos los niños que tengan desde un año de edad, hasta los 4 años, 11 meses y 29 días.

Ante el alerta generado por los casos de sarampión en estos últimos tiempos, el ministerio de Salud informó que se realizará una campaña para aplicar una dosis adicional de la vacuna triple viral, que protege contra el sarampión, la rubeola y las paperas.

La decisión de realizar el refuerzo está avalado por una resolución dispuesta en diciembre de 2017, dentro del marco de la Campaña Nacional de Seguimiento de Vacunación Contra Sarampión y Rubeola. En nuestro país se realizaron campañas de vacunación para niños en edad preescolar en los años 2002, 2005, 2009 y 2014 con el objetivo de prevenir la acumulación de personas susceptibles a través del tiempo que puedan adquirir y diseminar en la comunidad esta infección.

Para prevenir el virus es fundamental la vacunación. La Triple Viral SRP es efectiva para evitar el contagio y se encuentra dentro del Calendario Nacional de Vacunación. Según se indica en la página del calendario, “de 12 meses a 4 años deben acreditar una dosis de la Triple Viral SRP (sarampión-rubéola-paperas), mientras que los mayores de 5 años, incluidos los adultos, deben aplicarse dos dosis de vacuna con Doble Viral SP o Triple Viral SRP después del primer año de vida“. Las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque se consideran protegidos por haber estado en contacto con el virus.

El sarampión puede causar graves complicaciones, principalmente en niños menores de cinco años o desnutridos, tales como neumonía, convulsiones, meningoencefalitis, ceguera, retraso mental grave y trastornos degenerativos tardíos del sistema nervioso central.  Es una enfermedad viral muy contagiosa y potencialmente grave, que se propaga fácilmente cuando la persona infectada elimina secreciones respiratorias al hablar, toser o estornudar, o por estar en contacto con cualquier objeto contaminado.

Entre los principales síntomas que se observan se encuentran: fiebre alta; secreción nasal, conjuntivitis y tos; pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla y erupción en la cara y cuello que se va extendiendo al resto del cuerpo.

 

 

 

Fuente: Mitre

Opinar

Clic para opinar