Estética Salud

¿Por qué es más difícil adelgazar a partir de los 40?

Para explicarnos la razón de que se nos ponga cuesta arriba adelgazar a partir de que hemos soplado las 40 velas en la torta, hay que empezar teniendo en cuenta que en ese momento de la vida y dentro del proceso de envejecimiento, según vamos perdiendo grasa muscular nuestro cuerpo la va sustituyendo por tejido graso. Una consecuencia directa de este proceso es el enlentecimiento de nuestro metabolismo ya que el músculo quema más calorías que la grasa. Esto explica eso de “como lo mismo que antes pero ahora engordo más”.

Hay que tener en cuenta que este proceso se amplifica si en “nuestros veintes o treintas” hemos hecho dietas rápidas que hayan supuesto subidas y bajadas de peso frecuentes. ¿Por qué? Se debe a que cuando en estos “toboganes” que provocan las dietas “yo-yo”, cuando ganas peso lo normal es que se recupere en forma de grasa.

A esto hay que añadir como parte muy importante los cambios hormonales, que suelen llegar a mediados de los cuarenta para las mujeres y algo más tarde, ya a partir de los cincuenta para los hombres y que se manifiesta es una disminución en la producción de estrógenos en las mujeres y de la testosterona en los hombres, lo que se convierte en otra dificultad a la hora de adelgazar ya que estos cambios hormonales también influyen en reducir nuestro ritmo metabólico.

Y ojo con el estrés porque también juega su papel. Uno de los muchos efectos negativos de esta lacra para nuestra salud es que cuando estamos estresados nuestro cuerpo general cortisol, esa hormona que suelen almacenarse en nuestro cuerpo en forma de grasa.

Difícilmente se puede adelgazar sin realizar actividad física
A este “cóctel” de factores se suele añadir que es una época de la vida en la que las cargas laborales y familiares hacen que sea más complicado sacar tiempo para hacer deporte. Y, por mucho que cuidemos nuestra alimentación, difícilmente se puede adelgazar sin realizar actividad física. Por eso es tan importante a partir delos 40 hacer ejercicio físico continuado, y no caer en hacer sólo “cardio”, como correr, que por la falta de tiempo en nuestra agenda diaria acaba siendo la alternativa en esta época de la vida para poder seguir haciendo deporte. Es clave para poder mantenernos en nuestro peso ir al gimnasio al menos dos veces a la semana para hacer algún tipo de entrenamiento de fuerza.

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

Opinar

Clic para opinar