fbpx

Actualidad

Misa Matsushima, la primera mujer en convertirse en piloto de combate en Japón

La teniente Misa Matsushima, de 26 años, se convirtió el pasado agosto en la primera mujer piloto de aviones de combates de Japón, un puesto que hasta hace apenas tres años estaba exclusivamente reservado a varones.

Matsushima, quien recibió su certificado como piloto de combate F-15 con el deseo de “abrir camino a otras mujeres” en una institución en la que cuentan con baja representación, fue destacada a la base aérea de Nyutabaru (sudoeste), confirmó un portavoz de las Fuerzas Aéreas de Autodefensa.

Quiero convertirme en un piloto de pleno derecho lo antes posible para abrir camino a otras mujeres“, dijo Matsushima tras obtener su certificación, en declaraciones recogidas por el diario japonés Asahi.

Ingreso a Fuerzas Aéreas

Matsushima se unió a las Fuerzas Aéreas de Autodefensa después de graduarse en la Academia Nacional de Defensa en 2014 y dos años después, tras obtener una licencia de piloto, comenzó a preparase para manejar aeronaves de combate.

Resultado de imagen para Misa Matsushima

Las Fuerzas Aéreas de Autodefensa de Japón levantaron el veto a la presencia de mujeres en todas las áreas y maniobras en 1993, a excepción de los puestos de pilotaje de aviones de combate y reconocimiento, a los que no se las dejó acceder hasta 2015.

Presencia de mujeres

La presencia de la mujer en el ejército japonés sigue siendo baja y sólo un 6% del personal militar –14.000 soldados– son mujeres, una cifra que se encuentra por detrás de la de potencias como Estados Unidos y otros países industrializados, donde la media es de entre el 10 y el 15%, según datos del Ministerio nipón de Defensa.

El Ejecutivo japonés se ha propuesto duplicar la presencia de la mujer entre sus tropas en los próximos años, en un momento en el que además busca fomentar su incorporación en distintos ámbitos laborales para hacer frente a la falta de personal generada por el rápido envejecimiento de la población y la baja natalidad.

 

 

 

Fuente: Japón and More