fbpx

Equidad de género Sociedad

Los sheroes de los derechos humanos

Los derechos humanos son sobre la igualdad y la dignidad. Y la igualdad de acceso a esos derechos, a los que todos nacemos con derecho. Cada mujer y cada hombre, cada niña y cada niño, y cada individuo de cualquier género, tiene los derechos fundamentales establecidos en la Declaración de los derechos humanos, que este año celebra su 70 aniversario. El derecho a una vida libre de violencia, entre ellos.

Al cerrarse los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género en el Día de los Derechos Humanos (10 de diciembre), nos solidarizamos con los cientos de miles de mujeres defensoras de los derechos humanos que lideran la lucha por los derechos humanos universales y vidas libres de violencia.

Estas son las caras que podemos no haber visto en los periódicos y las historias que quizás no hayamos escuchado en las redes sociales. Pero tienen historias increíbles que contar, historias que muestran que la violencia contra las mujeres no es inevitable o invencible, y que los derechos de las mujeres son derechos humanos. Las mujeres nunca han parado y nunca lo harán, luchando por sus derechos.

1) Ella defendió la justicia en Guatemala.

13 de las abuelas [abuelas] de Sepur Zarco posan para una foto.  Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

Las abuelas de Sepur Zarco. Antes de que se aprobara el juicio histórico sobre el caso de Sepur Zarco, las abuelas cubrieron sus rostros para proteger su identidad, ya que experimentaron una discriminación intensa e incluso un rechazo. Ahora son considerados como ancianos y líderes respetados en su comunidad. Fotos: ONU Mujeres / Ryan Brown

Durante la guerra civil guatemalteca, las mujeres indígenas fueron sistemáticamente violadas y esclavizadas por los militares en una pequeña comunidad cerca del puesto de avanzada Sepur Zarco. 15 de esas mujeres, llamadas respetuosamente  abuelas  (abuelas), llevaron su caso a la corte más alta de Guatemala.

El innovador caso resultó en la condena de dos ex oficiales militares de crímenes contra la humanidad y otorgó 18 medidas de reparación a las mujeres sobrevivientes y su comunidad.

“Para mí es muy importante que nuestra voz y nuestra historia se conozcan en nuestro país para que lo que vivimos nunca le pase a nadie”, dijo María Ba Caal, una de las abuelas de Sepur Zarco.

Las abuelas de Sepur Zarco ahora esperan experimentar la justicia. La justicia, para ellos, incluye la educación para los niños de su comunidad, el acceso a la tierra, una clínica de atención de la salud y las medidas para acabar con la pobreza extrema que su comunidad ha soportado durante generaciones.L

2) Ella reclamó los derechos sobre la tierra en Marruecos.

Mahjouba Mhamda y Cherkauia Mhamda.  Foto: ONU Mujeres / Hassan Chabbi

Mahjouba Mhamda y Cherkauia Mhamda. Foto: ONU Mujeres / Hassan Chabbi

Después de 10 años de defensa, las  mujeres étnicas  sulaliyates de Marruecos, que iniciaron un movimiento de base a nivel nacional, finalmente tienen los mismos derechos sobre la tierra.

Mahjouba Mhamda es una de las 1,460 mujeres que recibieron una parcela de tierra de 70 metros cuadrados a través de una lotería estatal, que distribuyó las tierras por igual entre hombres y mujeres como parte de los esfuerzos en curso para privatizar tierras en todo el país.

“Expresar mis derechos y ir en contra de mis tíos y [otros] parientes varones no solo se consideró grosero, sino que fue como declarar la guerra [contra] nuestra tradición que solo ha sido favorable para los hombres”, dijo Mahjouba, de la tribu Ouled Mbarek. , en la región de kentira.

“Fue un viaje largo y difícil durante el cual fuimos insultados e intimidados. Pero estar aquí hoy, hace que todo valga la pena “

3) Ella lucha contra los prejuicios en Cabo Verde.

Helen Tavares.  Foto: Libre e Igual / Kriollscope

Helen Tavares. Foto: Libre e Igual / Kriollscope

Helen Tavares sabía que era diferente, pero le llevó mucho tiempo aceptar su propia identidad sexual y de género debido a la presión y las expectativas de la sociedad.

Aunque la homosexualidad es legal en Cabo Verde, las personas LGBT sufren discriminación y violencia. Los matrimonios del mismo sexo no son reconocidos y existe una discriminación rampante contra las personas LGBT en el empleo y la vivienda.

“Comencé a salir con los chicos como una forma de” corregir “el mal que había en mí. “Para mí, esta es una forma tremenda de violencia, cuando no aceptamos quiénes somos porque tenemos miedo de lo que la sociedad pueda decir”, dijo Helen.

“Mis relaciones heterosexuales no duraron mucho … finalmente, comencé a salir con personas LGBT, pero no fue fácil para mi familia aceptarme … Ser LGBT significa luchar contra los prejuicios y la violencia todos los días”.L

4) Defiende los derechos de las mujeres en Kazajstán.

Aiman ​​Umarova.  Foto: Yuliya Kozlova

Aiman ​​Umarova. Foto: Yuliya Kozlova

Aiman ​​Umarova es un abogado y activista de derechos humanos de Kazajstán que se especializa en delitos sexuales contra mujeres y niños, y delitos relacionados con el extremismo violento y la tortura. Ella ha dedicado su vida a luchar contra la violencia contra las mujeres, a pesar de enfrentar amenazas de violencia. Ha habido numerosos intentos en su vida, intimidación y calumnias anónimas.

“Combatir la violencia es mi manera de establecer la verdad y luchar por la justicia y ayudar a quienes me necesitan”, dijo Aiman.

“Las mujeres que se levantan contra todo pronóstico para romper el silencio son las que me inspiran a seguir”.L

5) Defendió sus derechos de participación política en México.

Elisa Zepeda Lagunas.

Elisa Zepeda Lagunas.

Elisa Zepeda Lagunas, es una líder indígena mazateca y defensora de los derechos de las mujeres. Ha sido violentamente atacada y maltratada, pero persiste en su activismo político.

“Quemaron mi auto, mi casa y la de mis padres, y me llevaron como rehén a la plaza del pueblo, donde me golpearon abiertamente”, recuerda Elisa. “Me dijeron: ‘esto es lo que sucede cuando te involucras en asuntos que no te preocupan'”.

Fue elegida como la primera alcaldesa del municipio de Eloxochitlán de Flores Magón, en el distrito de Teotitlán del estado mexicano de Oaxaca, en 2016. Dos años después, fue elegida para el Congreso del Estado de Oaxaca (donde las mujeres ahora ocupan un lugar -brayking mayoría de 23 asientos, frente a 19 para hombres).

Como oficial electo, Elisa quiere fortalecer el procesamiento de la violencia contra las mujeres en la política y el femicidio, así como comenzar una escuela de capacitación para mujeres que quieren ingresar a la política.

“A pesar de todos los riesgos, corrí porque es una gran oportunidad para elevar mi voz a otro nivel, como legislador, y tenemos mucho trabajo que hacer”, dice ella.

“Tengo un gran sentido de la responsabilidad. Es esencial para mí ocupar estos espacios y abrirlos para otros “.L

6) Ella ayuda a otras mujeres jóvenes a sobrevivir el trauma en la República Democrática del Congo

Emmanuella Zandi Mudherwa.  Foto: ONU Mujeres / Carlos Ngeleka.

Emmanuella Zandi Mudherwa. Foto: ONU Mujeres / Carlos Ngeleka.

“Sí, sobreviví a la violencia. Pero no me gusta que me llamen sobrevivientes, en cambio, quiero que me vean victorioso. Quiero que todos los sobrevivientes sean llamados victoriosos “, dice Emmanuella Zandi Mudherwa de la República Democrática del Congo.

Después de ser violada cuando ella solo tenía 7 años, Emmanuella fue rechazada por su propia comunidad. Seis años más tarde, fue violada de nuevo, por un miembro de la familia.

Cuando comenzó a hablar sobre lo que había soportado, Emmanuella sintió que finalmente estaba comenzando el proceso de curación. Luego, fundó su propia organización sin fines de lucro, “Ma Voisine” (Mi vecina) en Kinshasa, para promover el empoderamiento de las niñas. Habla sobre la violencia de género y organiza espacios seguros para que las niñas compartan sus propias historias.

Hoy en día, Ma Voisine tiene 12,000 miembros en todo el país. Colabora con ONU Mujeres en iniciativas para crear conciencia sobre la violencia de género.

“Los jóvenes son el futuro y la esperanza de todas las sociedades. Un joven traumatizado no es una fuerza motriz potencial del desarrollo de un país. Y hablar de tu trauma es el primer paso para mejorar “.L

7) Es la primera mujer en sentarse en la Corte Suprema de Afganistán.

La juez Anisa Rasooli posa para una foto detrás de su escritorio.  Foto: ONU Mujeres / Ishaq Ali Anis

Justicia Anisa Rasooli. Foto: ONU Mujeres / Ishaq Ali Anis

Como la primera mujer en sentarse en la Corte Suprema de Afganistán, la jueza Anisa Rasooli es una poderosa defensora de llevar a más mujeres a cargos judiciales.

El juez Rasooli, quien cumplió 23 años en el sistema judicial, puede recordar cuándo fue tan grande el estigma contra ir a una institución judicial que la mayoría de las mujeres no lo harían, ni siquiera para registrar un matrimonio. Hoy en día, las tasas de violencia contra las mujeres siguen siendo altas, pero el progreso está sucediendo. Se han implementado mejores leyes y servicios legales; y un número récord de mujeres se sientan en el banco, cambiando el curso de la justicia.

“Mi deseo para todas las mujeres es disfrutar de los derechos a los que tienen derecho como seres humanos. Mucho depende de la eliminación de la violencia y los factores detrás de ella, pero creo que si trabajamos con la comunidad internacional, podemos resolver este problema “, dice el juez Rasooli.

“No todas las mujeres en Afganistán son como las fotos de mujeres en burkas azules que mendigan en las calles. Eso no es lo que somos. Las mujeres afganas pueden ser los mejores ingenieros, doctores, jueces, maestros. Somos vocales y visibles y estamos desempeñando papeles prominentes “.L

8) Ella construye la paz en Libia.

Hajer Sharief, co-fundador de “Together We Build it”.  Foto: ONU Mujeres / Mohamed Ezz

Hajer Sharief, co-fundador de “Together We Build it”. Foto: ONU Mujeres / Mohamed Ezz

Hajer Sharief es el co-fundador de la organización, “Together We Build it”, cuyo objetivo es promover una transición democrática pacífica en Libia, que incluya a mujeres y jóvenes.

La organización ha estado trabajando para promover los roles de las mujeres y los jóvenes en la paz y la seguridad, y para alentar a las mujeres jóvenes a ser activas en el proceso de construcción de la paz en Libia.

“La construcción de la paz no solo se trata de detener la violencia, sino también de la prevención de la violencia”, dice Sharief.

“Para hacerlo, todos los grupos, todas las voces y perspectivas en la sociedad deben ser consideradas. “Los jóvenes, particularmente las niñas, en el Medio Oriente y el norte de África constituyen un gran porcentaje de la población, por lo que su papel en la construcción de la paz es muy importante”.

Fuente: www.unwomen.org

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

Opinar

Clic para opinar

Agenda

No hay nuevos eventos.