fbpx

Turismo Viajes

Las 6 islas más pintorescas de Italia

De Capri a Ponza pasando por Isquia, seleccionamos las islas italianas de nuestros sueños: bellos destinos por descubrir que invitan a descansar, relajarse y atrapar los últimos rayos de sol del año

Las aguas cristalinas frente a los acantilados de estas islas italianas, al fin libres en estas fechas de las hordas juveniles del verano, siguen aún bañadas por el sol. En lo alto de la lista de nuestros mejores destinos de aquí a final de año, proponemos las islas más luminosas e idílicas de las costas de Italia.

Capri

En este paraíso del sur de Italia encontrarás la Villa Malaparte que aparecía en la película El Desprecio, de Jean-Luc Godard; los emblemáticos Faraglioni, como llaman a los peñascos anclados en las aguas turquesa del mar Tirreno; y las coloridas casas que salpican la bahía: en definitiva, Capri es el epítome de La Dolce Vita. La isla napolitana, a la que solo se accede por mar, alberga también algunos de los hoteles más bellos del país junto con deliciosos restaurantes de espectaculares vistas y playas no menos impresionantes. ¿Qué más se puede pedir? Dónde alojarse: JK Place Capri.

Ponza

A medio camino entre Roma y Nápolés, Ponza promete aguas transparentes, acantilados inexplorados y playas de arena blanca. Aunque es menos conocida que Capri o Isquia, la isla conquista con la infinidad de casitas de colores que, a modo casi de anfiteatro, rodean su puerto pesquero. Este animado destino rebosa de coquetas boutiques, pequeños cafés y mercados de fruta y verdura, sin olvidar la visita obligada a las cuevas cercanas, cada cual más bella que la anterior. Dónde alojarse: Chiaia di Luna.

Pantelaria

Ubicada entre Sicilia y Túnez, Pantelaria debe su fama a la película Cegados por el sol, thriller con que Luca Guadagnino versionó la mítica La piscina. Cuajada de lagos, playas salvajes, negros acantilados volcánicos y pueblecitos con las tradicionales dammusi (las casas locales), entendemos por qué se la conoce como “la perla negra del Mediterráneo”. Dónde alojarse: mejor que un hotel, la dammusi que aparece en el film: Tenuta Borgia.

Isquia

En Isquia, la isla favorita de los napolitanos por el mundo, todo es autenticidad. Además de la hermosa descripción de la isla que hizo Elena Ferrante en su novela Mi amiga brillante y las embriagadoras imágenes del film El talento de Mr. Ripley, el encanto en bruto del lugar ha conquistado a figuras de la talla de Visconti y Elizabeth Taylor. Famosa por sus spas termales, su mayor baza son sus pueblecitos típicos (con Sant’Angelo a la cabeza), rodeados de formaciones rocosa, incluso de castillos (como el Castello Aragonese), y hogar de apetecibles restaurantes donde se come siempre de lujo. No olvidemos esas aguas cristalinas que invitan a darse un chapuzón. Dónde alojarse: The Mezzatorre Hotel & Thermal Spa.

Filicudi

Con una población de solo 300 habitantes, Filicudi es una de las islas menos turísticas de Italia. Excepto por la pequeña tienda del puerto, apenas con fruta, queso y pan, todo lo demás se trae cada día de Sicilia. Formada sobre piedra volcánica y cuevas alucinantes, es el destino ideal para encontrar la paz y desconectar del mundanal ruido. Dónde alojarse: La Sirena Beach Club.

Procida

En esta encantadora islita del Mediterráneo, frente a las costas de Nápoles, pareciera que nada ha cambiado desde los años 50. Cuando llegas a su pequeño puerto rodeado de edificios color pastel, te envuelve una atmósfera retro que seguirá acompañándote por lo mejor de la isla, no más de cuatro kilómetros en toda su extensión. Dónde alojarse: La Casa sul Mare.Puerto de La Corricella en Procida

Fuente: www.vogue.es

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

autodidacta, amante de los desafíos, diplomada en ventas,mamá de dos varones y lectora asidua.

Opinar

Clic para opinar