fbpx

Aprendizaje Arte Ecosustentabilidad Sociedad

La empresa familiar que repara y reúsa juguetes sin estereotipos de género

La profesora de filosofía María José Cuevas creó hace tres años “Ya no lo uso: Ríe Reúsa Recicla” para darles una segunda vida a los juguetes que otros bebés ya no ocupan y que son donados por las mamás y papás. Aparte de contribuir al cuidado del medioambiente, la empresa realiza un aporte desde la educación e inclusión, al ofrecer juguetes que no perpetúan los estereotipos de género aún arraigados en la sociedad. “Cuando me piden un pack yo intencionalmente echo juguetes de color azul y de color rosado. Los colores no tienen género”, plantea María José.

A familia de María José Cuevas aprendió el valor de reutilizar los objetos a partir de una experiencia traumática como el exilio: cuando muy pequeña llegó a Suiza, su mamá y su papá armaron el nuevo hogar con camas, sillones y cocinas en desuso.

“Desde chica tengo muy arraigado el reúso de las cosas”, dice ella.

Mucho tiempo después, de vuelta en Chile, María José volcó todo ese aprendizaje a conformar una empresa de juguetes, a la luz del nacimiento de sus hijas Aretha (12) y Faustina (3). Al emprendimiento le llamó “Ya no lo uso: Ríe Reúsa Recicla” (www.riereusarecicla.cl), y promueve la donación de juguetes para reutilizarlos, repararlos y luego venderlos a precios convenientes.

La empresa es de raigambre muy familiar. Por ahora la tienda funciona en su casa, ubicada en la comunidad Castillo Velasco de la comuna de La Florida, y en la selección de las donaciones también participa su pareja Gonzalo, quien se desempeña como fotógrafo y arregla todos aquellos juguetes a pilas. El foco del proyecto, sin embargo, son los juguetes más blandos y sensoriales de tela y felpa para primera infancia, es decir, desde recién nacido hasta seis años de edad.

“La primera motivación fue ayudar al planeta. Al final un juguete en la vida de un niño dura uno o dos meses, y después pasa a otro proceso. ¿Qué se hace con ese juguete? La idea es tratar de darle una segunda vida en las manos de otro niño o niña”, comenta María José, quien recibe en su casa las donaciones o bien las pasa a buscar a algún Metro cercano. También otras familias les venden sus juguetes a bajo costo. Otras veces hacen un trueque fotográfico: Gonzalo saca fotografías a cambio de juguetes.

«La primera motivación es ayudar al planeta. Al final un juguete en la vida de un niño dura uno o dos meses, y después pasa a otro proceso. ¿Qué se hace con ese juguete? La idea es tratar de darle una segunda vida en las manos de otro niño o niña».María José Cuevas, fundadora de “Ya no lo uso: Ríe Reúsa Recicla`

También hay juguetes que no se venden. Se guardan para después ser regalados a diferentes personas e instituciones que trabajan en contextos de vulnerabilidad social. Anteayer, por ejemplo, donaron títeres a una escuela vulnerable de la población El Castillo, y a menudo otros van dirigidos a mamás emprendedoras que hacen talleres para otras madres y bebés. “Este proyecto va más allá de las ventas. Es mucho más satisfactorio para mí saber que el juguete entretendrá y llevará alegría a un bebé o niño”, expresa.

Deconstruyendo los estereotipos

Esta cualidad también queda demostrada cuando los clientes piden un conjunto de juguetes. María José relata que una vez le pidieron un pack y ella, intencionalmente, mezcló colores: puso los juguetes azules en la misma caja que los rosados. “Era para demostrar que los juguetes ni los colores tienen género. Que hay estereotipos que hay que deconstruir. Una vez fui a una tienda y mi hija escogió unas zapatillas azules. La chica que atendía le dijo que esas zapatillas son de niño, que no eran para ella. Mi hija se enojó y llamó hasta el gerente. No puede ser que los autos sean solo para niñitos y las cocinas solo para niñitas”, asegura.

«Mezclé intencionalmente juguetes rosados y azules en un mismo. Era para demostrar que los juguetes ni los colores tienen género. Que hay estereotipos que hay que deconstruir».

El objetivo paralelo de María José también es sensibilizar acerca del juguete como la primera manera de relacionarse con el mundo, habida cuenta de la explosión que tienen otros sistemas como los videojuegos y el mundo virtual.

Fuente: paiscircular.cl

Sobre el autor

Cecilia Acevedo

Cecilia Acevedo

Opinar

Clic para opinar

Agenda

No hay nuevos eventos.