Entrenamiento

Entrenamiento de fuerza ¿por qué antes o después?

El entrenamiento de fuerza antes del trabajo aeróbico puede ayudarnos a entrenar el metabolismo de las grasas para ser capaces de aprovechar este sustrato como fuente energética durante la competición, sobre todo si se trata de una prueba de media o larga distancia. Esto se debe a que cuando trabajamos la fuerza el primer sustrato energético que utilizamos y consumimos es el glucógeno muscular.

Al comenzar el entrenamiento aeróbico y una vez agotadas las reservas de glucógeno, el organismo comenzará a utilizar las grasas como fuente energética para seguir rindiendo al nivel que esperamos.

Por otro lado, el entrenamiento de fuerza después del trabajo aeróbico puede hacer que el posterior trabajo se vea limitado, sobre todo si previamente hemos realizado un entrenamiento intenso.

Entrenamiento de fuerza ¿por que antes o después?

Sin embargo, si realizamos el entrenamiento de fuerza como complemento y para mejorar nuestras cualidades como deportistas debemos centrar nuestros esfuerzos en la carga aeróbica y disminuir la intensidad del trabajo de fuerza para asegurar una buena técnica y ejecución. En ese caso los ejercicios deben ir destinados a mejorar aspectos como el equilibrio dinámico, la fuerza elástico explosiva, la fuerza resistencia y la coordinación.

El trabajar bajo fatiga también puede ayudarnos a nivel competitivo, ya que como bien sabes, durante una competición o prueba deportiva, vas a experimentar esa sensación de cansancio o cercana al agotamiento que se produce cuando rendimos a niveles competitivos y siempre resultará interesante entrenar en condiciones similares a las de la prueba. Recordar, todo, absolutamente todo se entrena: la alimentación, el descanso, incluso la forma de atarnos los cordones.

Entrenamiento de fuerza ¿por que antes o después?

Otro consejo que debes tener en cuenta, sobre todo si no eres deportista profesional, es que la diferencia de hacer la fuerza antes o después no es radicalmente significativa para ti. Algo lógico es distribuir la sesión de fuerza en función de vuestras prioridades o gustos deportivos.

Es decir, si te gusta más correr y es tu actividad principal, el trabajo de fuerza debe ser un complemento imprescindible pero será mejor realizarlo una vez hayas terminado tus sesiones de carrera, de ese modo tu rendimiento no decae y puedes adaptar el entrenamiento de fuerza a la capacidad física en la que te encuentras en ese momento.

Si por el contrario, lo que te gusta es el fitness y montas en bici o corres como complemento, la opción ideal es entrenar primero la fuerza y a continuación realizar el trabajo aeróbico.

Entradas recientes

  • Huerta y jardín

Animate a armar tu propia huerta urbana

Te mostramos cómo montar tu propia huerta urbana con poco dinero y materiales reciclados. Todo…

hace % días
  • Horóscopo

¿Cuáles son los signos del zodiaco a los que les cuesta enamorarse?

Por diferentes causas, ya sea porque no abren su corazón, porque les cuesta o no…

hace % días
  • Actualidad

El romántico posteo de Antonela Roccuzzo para Messi, en el día de su cumpleaños

Este 24 de junio, es el cumpleaños número 35 de Lionel Messi, quien desde el…

hace % días
  • Hogar

¿Cuáles son los olores del hogar que tu mascota detesta?

Nuestro compañeros de cuatro patas tienen un sentido del olfato mucho más agudo que el…

hace % días
  • Actualidad

Brad Pitt anunció su retiro de la actuación: «Estoy en el último semestre de mi carrera»

El actor se confesó en una entrevista realizada por la revista GQ. En ella, el…

hace % días
  • Belleza

Consejos para cuidar tu pelo y que brille

Haciendo algunos cambios a la rutina diaria de cuidado podemos lograr grandes mejoras en nuestro…

hace % días

Esta web usa cookies.