fbpx

Actualidad Belleza Curiosidades Entertainment

El poder erótico de la máscara y la sensualidad femenina

La sensualidad femenina y el carnaval

Cuando enriquecemos nuestras experiencias usando la imaginación estamos ejerciendo el poder del erotismo. Sí, la máscara y el antifaz son estímulos para la imaginación.

El erotismo es distinto del sexo, aunque los mensajes de la TV, la publicidad y el Internet se empeñen en decirnos lo contrario. Cuando restringimos la experiencia erótica a la experiencia sexual estamos renunciando al inmenso poder del erotismo en nuestra vida, en toda nuestra vida.

El sexo es propio de los animales; los humanos somos los únicos animales eróticos, ¿por qué? Porque tenemos imaginación. No sólo para fantasear, sino para anticipar, deducir, interpretar, relacionar. La imaginación llena el vacío y transforma las cosas o los hechos en algo más.Claro, podemos usar la imaginación para empobrecer o para enriquecer la vida. Cuando enriquecemos las experiencias con nuestra imaginación, estamos usando nuestro poder erótico .

Máscaras y antifaces

El antifaz oculta la identidad, esa es su función. Deseamos ocultar quiénes somos cuando nos disponemos a actuar de una manera que no “corresponde” con lo que se supone que podemos hacer. Desde el superhéroe hasta el verdugo, al usar el antifaz nos atrevemos a romper los límites de nuestro “deber ser”.

La palabra clave es “atreverse”; para enriquecer nuestras experiencias podemos usar antifaces y atrevernos a explorar posibilidades distintas.

La máscara nos da una nueva identidad: al usarla entramos en el rol. Escoger una máscara —o todo un disfraz— implica conectarnos con esa “otra” que deseamos personificar. ¿Qué características tienen los personajes de los cuales nos disfrazamos? Durante el tiempo que estamos disfrazadas podemos probar ser esos personajes. Disfrazarnos es una forma de proyección: es normal que elijamos personificar a alguien o a algo que admiramos o que está relacionado con recuerdos o anhelos, así sean las villanas de las historias.

Si le preguntas a 5 mujeres disfrazadas de Mujer Maravilla, qué es lo que más les gusta de su personaje, tendrás 5 respuestas distintas: fuerza, sensualidad, agilidad, independencia… que tiene el lazo para hacer decir la verdad (esa sería la mía!!). Cada mujer vería aquello que desea para sí misma.

La palabra clave aquí es “jugar”; en inglés “jugar” y “representar” es to play. Cuando jugamos a ser otras, encarnamos esas características que nos atraen y podemos probar, ensayar, actuar “como si”. Al jugar activamos en nosotras estas formas de ser y nos damos cuenta de que esos poderes están en nosotras, es cuestión de usarlos. El poder erótico da vida, activa en nosotras lo que desea manifestarse.

Fuente: Carolina Alonso C.

Sobre el autor

Patricia Uzcategui

Patricia Uzcategui

Opinar

Clic para opinar

Agenda

No hay nuevos eventos.