fbpx

Belleza Estética

El peeling, el tratamiento estrella para renovar la piel durante el otoño

Comenzó el otoño y con él el tiempo ideal para ocuparse de la piel y de los rastros que el verano dejó en ella. Manchas que borrar, arrugas por atenuar, cicatrices de acné para eliminar o simplemente renovar y nutrir la piel, cualquiera sea el objetivo, los meses del otoño y el invierno son los indicados para ocuparse.

¿Por dónde empezar? El primer paso siempre será la visita al dermatólogo. “Para comenzar, la consulta con el especialista es el ámbito donde se podrá realizar un examen personalizado y evaluar en cada paciente el tipo y el estado general de la piel”.

Según explicó la médica dermatóloga Lilian Demarchi, “el peeling permite descubrir las capas más profundas de la piel y dejarla más homogénea, fresca y luminosa. Además suaviza las arrugas, trata manchas y cicatrices de acné al tiempo que mejora la textura y el tono, y estimula la producción de colágeno y elastina”.

 Por lo general los peelings requieren de dos a cuatro sesiones, espaciadas cada 15 días

“Debemos saber que el peeling es un procedimiento que actúa exfoliando las células muertas de la piel y dejando al descubierto las células nuevas que se encontraban debajo de la capa más superficial y envejecida -detalló la especialista miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología-. Son procedimientos destinados a eliminar esa capas superficiales de la piel, que de esa manera aportan claridad, unifican el tono, mejoran la textura, combaten manchas y dan mayor luminosidad“.

Iluminar, renovar y nutrir es la consigna

El peeling es el tratamiento por excelencia para renovar la piel (Getty Images)
El peeling es el tratamiento por excelencia para renovar la piel (Getty Images)

El médico dermatólogo Christián Sánchez Saizar destacó que “el peeling es un tratamiento para todas las edades, para los adolescentes que tienen acné, y para tratar las cicatrices de acné; a partir de los 30 años, para sumar un tratamiento que mejora la calidad de la piel además de los tratamientos habituales; después de los 40 años, para tratar manchas y a partir de los 50, para suavizar las líneas de expresión”. “Además es un procedimiento que siempre mejora la calidad de la piel, es muy versátil y es uno de los que más se realiza en el consultorio”, agregó.

Un peeling es una herramienta que consiste en aplicar diferentes ácidos, en distintas concentraciones, de acuerdo a una serie de variables que son tan amplias que sólo el dermatólogo está en condiciones de considerar. “Se trata de sustancias cuidadosamente seleccionadas según cada caso específico, y de acuerdo a las necesidades de cada tipo de piel”, explicó el especialista, quien remarcó que “todos los peelings deben ser realizados por médicos y los resultados que se obtienen pueden ser excelentes si están realizados por profesionales”.

“El peeling es algo muy artesanal, se arma de acuerdo al tipo de piel: si es una piel mixta, seca, si hay arrugas o no, si tiene acné, manchas y siempre de acuerdo a la edad del paciente. Todo eso va a influir en la combinación y la elección de los ácidos a utilizar, en busca de los resultados que buscamos lograr”, subrayó Sánchez Saizar .

 El peeling, además, favorece la producción de colágeno y elastina, elementos que contribuyen a mejorar la resistencia y elasticidad de la piel

De esta forma de acuerdo a lo que se busque las combinaciones podrán apuntar a un peeling despigmentante, para tratar cicatrices de acné, para tratar arrugas finas o simplemente para mejorar y renovar la calidad de la piel.

Los ácidos que se utilizan más frecuentemente para hacer peeling son el ácido retinoico, el jessner, tricloroacético (TCA) y glicólico -puntualizó el especialista-. El objetivo que se persigue al utilizar estos ácidos es renovar la superficie cutánea. Este tratamiento es ideal a partir de los 30 años ya que brinda mayor luminosidad y mejora las arrugas finas”.

Criopeeling para tratar el fotoenvejecimiento
Demarchi explicó que “dentro de los tipos de peeling, el criopeeling se realiza con frío. Es una técnica de exfoliación cutánea producida por la aplicación de nitrógeno líquido a −196°, que se usa con excelentes resultados en tratamientos de fotorejuvenecimiento”.

“En dos sesiones se logran excelentes resultados, eliminando las capas superiores de la piel y estimulando su renovación celular, además de atenuar las manchas, cicatrices o líneas de expresión del rostro”, detalló.

Lo que hay que saber

Los meses de otoño e invierno son el momento ideal para someter la piel del rostro a un peeling (Getty)
Los meses de otoño e invierno son el momento ideal para someter la piel del rostro a un peeling (Getty)

– Por lo general los peelings requieren de dos a cuatro sesiones, espaciadas cada 15 días.

– Inmediatamente después del primer tratamiento se nota mayor suavidad y mejor textura de la piel.

– Después del peeling, la recomendación es mantener la piel humectada, aplicar una emulsión antiinflamatoria, y utilizar protección solar.

– En la mayoría de los casos, a partir de la segunda y tercera sesión pueden observarse cambios en la calidad y textura de la piel y la atenuación de cicatrices y manchas.

– Favorece la producción de colágeno y elastina, elementos que contribuyen a mejorar la resistencia y elasticidad de la piel.

Fuente:www.infobae.com

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

Opinar

Clic para opinar

Agenda

No hay nuevos eventos.