fbpx

Belleza

Efecto “glass skin” en 7 pasos

Una vez más, tenemos que hablar de las mujeres coreanas y de su piel de porcelana. ¿Cómo lo logran? Con mucha perseverancia: de día y noche ponen en práctica un verdadero ritual de siete pasos que se basa en una limpieza profunda, para luego superponer varias capas de productos de tratamiento. Al terminar se toman una selfie y la publican con el hashtag “glass skin” (piel cristalina), ya que los resultados son inmediatos, aunque se van potenciando con el tiempo.

La que inició esta moda fue la maquilladora e instagrammer Ellie Choi (@elliejellyb3an), quien rápidamente llamó la atención de las beauty addicts: primero, describió su tipo de piel y luego dio un detalle de los productos que usa. Mirá su “paso a paso” antes de irse a dormir:

  1. Ellie empieza con toallitas desmaquillantes para eliminar suciedad y restos de make up. La limpieza es uno de los cuidados de la piel del rostro más importantes; al hacerlo correctamente mantenés la dermis sana. Al desmaquillarte, además de quitarte la suciedad y el maquillaje del día, eliminás las células muertas y agentes nocivos como polvo.
  2. Con un algodón embebido en una loción clarificante o tónico Ellie cubre el rostro dando pequeños golpes. Las lociones clarificantes están diseñadas a la medida de cada tipo de piel. Retiran el exceso de células muertas y refrescan. Reducen los poros obstruidos, controlan el exceso de grasitud y previenen la aparición de brotes de acné, promueven la renovación celular, la piel se ve más luminosa y disminuye la apariencia de las manchas.
  3. Luego aplica una loción o gel limpiador que retira con agua. Para la zona de los ojos es importante usar el producto indicado.
    Tip: usá un algodón y pasalo especialmente en el área de la frente, nariz y mentón. No te olvides de limpiar los labios y la zona del cuello.
  4. Ellie se coloca mascarillas y cuenta que las va alternando de un día al otro para obtener diferentes efectos. Las mascarillas ofrecen ventajas extra. En general, aportan hidratación, limpieza y luminosidad, así como otras propiedades específicas como efecto antiedad o corrector, según cada producto. Contienen altísimas concentraciones de principios activos, lo que las hace actuar en tiempo récord de una forma casi instantánea. Hay distintos tipos de mascarillas, entre las que se destacan: hidratantes, purificantes y calmantes.
  5. Transcurrido el tiempo de espera del paso anterior, complementa con activos concentrados, por ejemplo, sérums con vitamina C o colágeno. La vitamina C es uno de los principios activos más valiosos de la dermatología. Es uno de los más potentes antioxidantes, estimula el metabolismo cutáneo y la formación de colágeno. Además, fortalece la barrera protectora de la piel. El colágeno, por su parte, es una proteína que se deteriora con la edad. Sin la presencia de las fibras de colágeno la piel pierde elasticidad, tersura y firmeza. Su principal finalidad es renovar los tejidos conjuntivos, reforzar la capacidad de hidratación y mantener la piel joven.
  6. Es el momento de aplicar una buena crema hidratante que se elige en función de las necesidades de su piel. Tenés que saber qué tipo de piel tenés a la hora de buscar la crema hidratante ideal: si tu piel es seca, elegí una crema densa; si tu piel es mixta, buscá una fórmula que hidrate tu piel, pero que no sea demasiado grasa; si tu piel es grasa, lo ideal es un producto de base acuosa.
  7. La rutina diurna incluye la protección solar. Si la usás a diario podrás evitar el envejecimiento de la piel, prevenir la aparición de cáncer y permitir un bronceado saludable, e hidratarás la piel, evitarás las arrugas y manchas, y no dejarás que se reseque.

 

 

 

 

Fuente: Infobae

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

Opinar

Clic para opinar