fbpx

Actualidad

Cuidado, los animales silvestres no son mascotas

El lugar de las especies silvestres es su hábitat natural.

Tener de mascota animales propios de la fauna silvestre como loros, serpientes, loros, guacamayas, monos, babillas e incluso tigrillos, acarrea una serie de inconvenientes de tipo legal, de salubridad; pero también estaría alterando procesos al interior del sistema animal.

Nadie explica cómo una familia puede tener de mascota un caimán, como ocurrió en El Paso, centro del Cesar, ni mucho menos serpientes altamente peligrosas para los humanos.

“Los animales en su medio natural están adaptados a unas condiciones que son variables y cambiantes, que tienen una carga de elementos patógenos propios de esas poblaciones, cuando los traemos (casa) ellos traen una carga de patógenos, es decir de posibles organismos que pueden afectar la salud humana, y al mismo tiempo los animales se pueden contaminar con cargas propias del ser humano. El problema no es de ida, sino de ida y vuelta, porque ellos nos pueden contaminar y nosotros también, y esa contaminación puede ser letal en algún momento para los humanos, así como también para los animales”, aseguró el biólogo Marino ,Patiño Flórez.

No los lleves a casa, déjalo en su habitad

Muchos animales sacados de su medio natural, son más propensos a ser portadores de hongos, bacterias, protozoos o parásitos, que producen enfermedades que ellos no padecen ostensiblemente (llamadas enfermedades zoonóticas) y de las cuales solo son vectores, es decir, que pueden trasmitirlas a los humanos o a los animales domésticos, mediante su contacto, por el de sus restos, o el de sus excrementos u orina, y no existen anticuerpos u otras defensas en nosotros para afrontarlas.

Los animales silvestres derriten nuestros corazones, déjalos vivir en su habitad .

Esta puede ser una de las más importantes razones que se debe tener en cuenta para rechazar la utilización de animales silvestres, como mascotas de compañía, ya que la enfermedades transmisibles vía zoonosis, son muchas. En su mayoría, son fáciles de atacar al hombre, como gastroenteritis, neumonía, tuberculosis, fiebre amarilla, fiebre tifoidea, cólera, malaria, mal de chagas, paludismo, hepatitis A, peste de rabia, toxoplasmosis, herpes, psitacosis, criptococosis, histoplasmosis, salmonelosis, entre otras.

No seas participe del cautiverio de la fauna salvaje

Hace pocas horas, se conoció que una familia cordobesa, tenían un pingüino de Magallanes en su casa en Santa Rosa de Calamuchita.  Fue incautado por la Policía Ambiental, luego de una denuncia.

 “La persona que lo tenía nos relató fue a vacacionar al sur de la provincia de Buenos Aires, lo encontró solo, le tuvo lástima y lo cargó en el auto y se lo trajo a Córdoba. Seguramente este pingüino venia migrando y esta gente se lo trajo a Córdoba”, dijo Rinaudo, funcionario de la Policía Ambiental.

La familia lo había encontrado en las playas de Miramar, Buenos Aires, a unos 1.100 kilómetros de Calamuchita, explica el funcionario.

El animal ya se encuentra en el Zoológico Córdoba, donde es sometido a una serie de estudios, antes de ser devuelto a su hábitat natural.

“Estos animales se alimentan de pescado. Ayer en el Zoológico se lo puso en cuarentena y lo alimentaron. Se alimenta muy bien. Se alimenta en el agua, no come fuera del agua”, dijo.

Fuente: La VOZ

Sobre el autor

Avatar

Patricia Uzcategui

Opinar

Clic para opinar