fbpx

Ecologia Ecosustentabilidad

Copa menstrual: confiable y sustentable

Las copas menstruales se encajan en la vagina y recogen la sangre de la menstruación. Pero, a diferencia de los tampones, son reutilizables.

El trabajo, publicado en la revista Lancet Public Health, analizó 43 estudios con 3300 mujeres y niñas que viven en países ricos y pobres. Las preocupaciones más habituales a la hora de probar una copa menstrual iban desde el dolor y la dificultad para ajustarlo bien o retirarlo, así como otras inquietudes relativas a fugas y roces. Pero la revisión encontró que las complicaciones se daban poco.

Los resultados de 13 de los estudios revelaron que aproximadamente el 70% de las mujeres quieren continuar usando copas menstruales una vez que se familiarizan con la forma cómo se usa.

Cuatro estudios, en los que participaron casi 300 mujeres en total, compararon las pérdidas que se daban mientras se usa una copa menstrual y las que ocurren con compresas desechables o tampones. El nivel de fugas fue similar en tres de los estudios y significativamente menor entre las copas menstruales en un estudio.

Costo de la copa menstrual

Una copa cuesta entre US$18 y US$31, que es una cifra muy superior a una caja de tampones, pero se puede reutilizar cada mes y dura hasta 10 años, lo que la convierte en una opción rentable a largo plazo.

Al ser reutilizables, en lugar de desechables, las copas menstruales también se consideran una opción más ecológica para el medio ambiente que los tampones y las toallas sanitarias. Los investigadores creen que hacer las copas menstruales disponibles a nivel mundial podría ayudar a abordar la falta de acceso a productos sanitarios y los problemas de salud relacionados, como las infecciones.

¿Cómo funcionan?

Las copas menstruales están hechas de un material suave y flexible, como goma o silicona. Una vez que se insertan en la vagina, crean un sello de succión que impide la filtración de sangre. Recogen más sangre menstrual que los tampones o toallas sanitarias, pero se deben vaciar y lavar con regularidad.

Hay dos tipos principales: una copa vaginal con forma de campana que se sitúa en la parte baja de la vagina, y una copa cervical que se coloca más arriba, como un diafragma de anticoncepción.

¿Cómo usarlas?

  • Lo primero es encontrar el tamaño que mejor se adapta a nuestro cuerpo.
  • El tamaño no tiene que ver con que el flujo menstrual sea mayor o menor.
  • Asegurate de que la copa está limpia y seca antes de usarla.
  • Ahora doblá la copa e introducila en el interior de la vagina.
  • Al colocarla, la copa se desplegará y formará una zona segura a prueba de fugas.
  • Para quitarla, tenés que apretar la parte inferior de la copa.
  • Vaciá el contenido en el inodoro y enjuagá o limpiá la copa.
  • La recomendación es esterilizarla entre períodos.

Fuente: LANACION

Sobre el autor

Cecilia Acevedo

Cecilia Acevedo

Opinar

Clic para opinar