Categorías: Vida saludable

Cómo enseñar a los chicos a comer bien

Hay que estimular el interés de los niños por probar nuevos sabores. Presentar platos atractivos y crear un clima agradable en la mesa. Recursos prácticos.

La nutrición balanceada durante las primeras etapas de la vida influye sobre nuestro desarrollo físico, mental y emocional. Es, sin dudas, un capital para toda la vida. Los chicos que desarrollan hábitos alimentarios saludables con el tiempo comprendan el efecto que tiene la comida sobre el organismo y su bienestar. Enseñarles a comer más de algunos alimentos y a moderar el consumo de otros es una de las tareas más complejas de los padres.

Los primeros años de vida del niño suelen ser a un tiempo los más fáciles y los más complicados en cuanto a la alimentación. Resultan sencillos porque consumen poca variedad de alimentos y no hay necesidad de restringir la ingesta de grasas o colesterol. Y son complicados porque el desarrollo es acelerado y los deseos por los alimentos varían frecuentemente.

Una forma de saber si tu hijo está comiendo de manera adecuada es observar si su crecimiento es el indicado para la edad, el peso y la altura, si se lo ve saludable y se mantiene activo. El pediatra debe hacer los controles correspondientes.

 

Cambio de hábitos

Obligar a los chicos a comer “alimentos sanos” no es conducente, así como es poco realista tratar de suprimirles por completo los alimentos “no saludables”. El desafío es animarlos a reforzar conductas saludables sin insistir en la perfección.

Es importante que en los cambios se involucre todo el grupo familiar. En algunas familias en las que uno de sus miembros es obeso y otros son delgados suelen cocinarse preparaciones diferentes: esto en general no funciona. Tampoco da resultado reservar galletitas y helados para dárselos a los delgados. Es importante que toda la familia adopte un mismo plan de alimentación para seguir y disfrutar.

Mostrale  a tu hijo la variedad de alimentos existentes y estimula su interés por probarlos. Cuando le ofrezcas un nuevo alimento y el niño lo rechace, no te desanimes: volvé a intentarlo. La presentación repetida del alimento, en distintas formas y preparaciones logrará que en algún momento termine por aceptarlo. Si estás dispuesto a insistir y ofrecérselos una y otra vez, con el tiempo tendrás éxito.

Cuando el niño rechaza el plato que se le sirve, dejarlo con hambre no es lo adecuado. Para esas ocasiones conviene tener disponibles alimentos alternativos.

Evitá discusiones en los momentos destinados a las comidas. Lo mejor es crear un clima agradable y tranquilo para disfrutar lo que se come y abrir la comunicación familiar.

 

Recursos prácticos para mejorar los hábitos alimentarios del niño

[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Si considerás que tenés que  iniciar un cambio en la alimentación de tu hijo, el primer paso es hacer una consulta con el pediatra y/o nutricionista.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Si vas a proponer un cambio en la alimentación de tu familia, examiná tus propios hábitos alimentarios. Recordá que el ejemplo es clave.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] No es necesario hacer un análisis nutricional de cada bocado que come el niño. Si su alimentación es básicamente sana, que coma unas papas fritas cada tanto no le hará daño.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Cuanto antes, mejor. Los niños pequeños aceptan los cambios con más rapidez.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Moderá la “comida chatarra”, no la erradiques totalmente. Cada tanto permití alguna de esas comidas que tientan a chicos y grandes.

 

Los nuevos sabores

La manera en que se presenta un nuevo plato es una de las claves para lograr la aceptación:

No conviene Sí conviene
Preguntarle al niño “¿Te gustaría probar coliflor con salsa blanca?”. La mayoría de los chicos contestará que no. Lo que hay que hacer es servir una porción en el plato sin demasiados anuncios. Aclarar que “en casa comemos todo tipo de alimentos porque los disfrutamos”: el placer garantiza la venta.
Hacer imposiciones como “no vas a dejar la mesa hasta que hayas comido toda la verdura”, o premios como “te doy helado de postre si comés toda la verdura”. El sistema de premio y castigo se asocia con que los alimentos que se ofrecen no son ricos. Recordarle al niño que algunos alimentos en especial lo ayudarán a crecer fuerte.
Que los adultos y niños más grandes hagan comentarios negativos respecto de la comida cuando se sirve: provocará el rechazo antes de probarla. Incluir los alimentos nuevos de a uno, junto con otros ya conocidos pero presentados por separado, en distinto lugar del plato o en otra preparación.

 

Ideas para incluir comidas que los chicos suelen rechazar

[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Servir a menudo hortalizas y frutas frescas y cocidas, legumbres, pescados, cereales integrales.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Variar los colores y los modos de preparación y presentación.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Servirlas como primer plato, cuando los niños están con más hambre. Si se sirve todo junto el niño elegirá otros alimentos de su preferencia y se sentirá enseguida satisfecho.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Cambiar la estructura de las comidas. Servir los cereales, las hortalizas y las frutas como alimentos principales y las carnes sólo como acompañamiento.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Ir al supermercado con el niño y permitirle que elija los vegetales  frescos que más le interesan. Esto le dará un sentido a la participación y le resultará más placentero comerlos.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Hacer puré con diferentes verduras. Procesarlas y agregarlas en platos a la cacerola, lasagnas, canelones, salsas, sopas u otras preparaciones.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Si el niño tiene edad suficiente se le puede explicar los beneficios de los alimentos.

 

Cocinar juntos

Permitir que los chicos participen de la preparación de la comida es un modo de acercarlos a las posibilidades diversas que permite la alimentación, además de crear un hábito solidario.

Puede ser divertido elegir y leer juntos las recetas, seleccionar los ingredientes, medirlos y observar cómo cambian durante la cocción, en algún momento en que  cuentes con tiempo y disposición.

Los más pequeños podrán separar las hojas de lechuga para una ensalada, lavar las hortalizas, pinchar la tapa de una tarta o jugar con un pequeño trozo de masa. A medida que aumenta la edad pueden medir y mezclar ingredientes, romper y batir huevos, abrir latas, pelar frutas y hortalizas. Los mayores pueden, con un poco de supervisión, hacer tareas relacionadas con la cocción. Todos pueden colaborar en la limpieza de la cocina después de finalizada la tarea.

 

Los mejores alimentos

[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Frutas frescas, especialmente naranjas, frutillas, kiwi.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Hortalizas crudas y cocidas, especialmente zanahorias.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Pollo sin piel.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Copos de cereales  sin azúcar.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Leche descremada.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Yogur y leche  descremada.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Carne magra y desgrasada antes de la cocción.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Pescados de mar.
[mks_icon icon=»fa-certificate» color=»#dd3333″ type=»fa»] Frutas secas y semillas de lino, sésamo.

Grasas y colesterol: la clave es prevenir

Una alimentación con excesiva cantidad de grasas y colesterol promueve el depósito de colesterol en las arterias y aumenta los riesgos de problemas cardíacos en la etapa adulta. Por ello es aconsejable desde la infancia mejorar la calidad de la alimentación: disminuir el consumo de carnes grasas, vísceras, pollo con piel, productos lácteos enteros (después de los 2 años), embutidos y productos de confitería, y aumentar la ingesta de hortalizas, frutas, cereales integrales y legumbres.

Para disminuir la sal

Las investigaciones indican que los niños que consumen una alimentación rica en sal, muestran mayor riesgo de hipertensión en la vida adulta.

En general se cree que los chicos incorporan más sal que lo conveniente, sobre todo por el consumo elevado de algunos alimentos procesados como hamburguesas industrializadas, salchichas y productos de copetín. Los alimentos ricos en sodio que conviene disminuir son sal de mesa  y sal marina, quesos duros y semiduros, fiambres , aceitunas, papas fritas, chizitos, palitos, enlatados, caldos y sopas industrializados. En la preparación de comidas conviene usar más especias  y hierbas.

Entradas recientes

  • Actualidad

El look noventoso que eligió Antonella Rocuzzo para el partido de la Selección

Antonella Rocuzzo está en Qatar acompañando a su marido, Lionel Messi, y a toda la…

hace % días
  • Actualidad

¿Comienza una nueva ola de calor? Conoce cómo cuidarte de las altas temperaturas

A partir de este viernes 2 de diciembre, arranca un nuevo periodo cálido que abarca…

hace % días
  • Huerta y jardín

Mi Primera Huerta: Consejos para iniciar el cultivo de hortalizas

Pasos que recomendamos a las personas que recién empiezan su huerta, para lograr excelentes producciones…

hace % días
  • Lifestyle

Conoce todo sobre el ritual de la canela para hacer el primer día de Diciembre

Arrancó el último mes del año, las despedidas en puerta y estamos muy cerca de…

hace % días
  • Recetas de cocina

Temporada de frutillas: ¿Cómo conservarlas en buen estado?

Desde el mes de noviembre que las frutillas están en temporada y por ende, su…

hace % días
  • Actualidad

Una por una: éstas son todas las películas y series que serán eliminadas de Netflix en diciembre

La plataforma de streaming más famosa del mundo dio a conocer cuáles son las películas…

hace % días

Esta web usa cookies.