fbpx

Salud

Cinetosis: el molesto síndrome que hace que viajar no siempre sea un placer

Business woman having headache taking off her glasses has to make a stop after driving car on rush hour. Exhausted driver concept.

Viajar en auto, subte, tren, avión o barco es una actividad frecuente, pero puede convertirse en un gran problema si se padece de cinetosis y, más aún, si se desconoce de qué se trata.

La cinetosis es un trastorno que se genera al ser transportados pasivamente en un medio de locomoción terrestre, aéreo o marítimo, producto de una discordancia entre la información visual y vestibular que recibe el cerebro.

Las plataformas de realidad virtual y simuladores también pueden desencadenar esta discordancia sensorial y, por ende, cinetosis.

“Normalmente, el mantenimiento del equilibrio se produce merced a que la información que llega al cerebro -principalmente desde el vestíbulo (oído interno) y los ojos- debe ser idéntica. Así, éste procesa los datos y mantiene la estabilidad del cuerpo. Un ejemplo es cuando se gira la cabeza hacia un lado: tanto los oídos, que actúan como un giroscopio, como la vista, que informa sobre el movimiento del campo visual, transmiten al cerebro la información al unísono permitiéndole procesarla y elaborar una respuesta que mantenga la estabilidad”. Según explicó la médica otorrinolaringóloga Marina Rosende (MN 102.372) “cuando se viaja en auto, el campo visual se mantiene estable al mirar hacia adelante, pero el oído puede percibir las aceleraciones y desaceleraciones que se realizan”.

 La posibilidad de padecer cinetosis se basa en dos grandes aspectos: la susceptibilidad que cada uno tiene y  el tipo de transporte y la forma que éste se desplaza

La jefa de otoneurología, el servicio de Otorrinolaringología del Hospital Italiano de Buenos Aires , detalló que lo que ocurre es que “se produce una discrepancia de información que lleva al cerebro a generar una respuesta diferente a la normal y comienzan a aparecer los síntomas de la cinetosis: sensación de estómago revuelto, náuseas, vómito, palidez, sudoración, bostezo, aumento de la salivación y dolor de cabeza. Más raramente, pérdida de apetito y aumento de la sensibilidad a los olores”.

Otra discrepancia al viajar en un vehículo la pueden sentir los acompañantes: “Si el auto va a una velocidad constante, el oído deja de percibir aceleración o desaceleración, pero, al mirar por la ventanilla, el campo visual se mueve constantemente”, sostuvo la especialista.

Y tras asegurar que “en muchas oportunidades, estos síntomas son intensos y pueden provocar que una persona tenga que bajarse antes de tiempo del medio de transporte”, Rosende señaló que “la posibilidad de padecerlo se basa en dos grandes aspectos: uno es la susceptibilidad que cada uno tiene y, segundo, el tipo de transporte y la forma que éste se desplaza”.

Los niños pueden sufrir cinetosis después de los dos años, ya que hasta esa edad aún no se terminó de desarrollar el oído interno (iStock)
Los niños pueden sufrir cinetosis después de los dos años, ya que hasta esa edad aún no se terminó de desarrollar el oído interno (iStock)

Por ejemplo, en un avión pequeño que viaja a baja altitud y que debe atravesar un área de turbulencias, se estima que el 25% de los pasajeros padecerá algún grado (síntoma) de cinetosis. Por lo contrario, en la misma situación de turbulencia, pero en un avión de gran porte la incidencia será mucho menor, cercana al 1%, dado que el movimiento percibido disminuye considerablemente.

“En general, los bebés y los niños menores de dos años no lo sufren porque aún no se terminó de desarrollar el oído interno -explicó la especialista-. Sin embargo, a partir de esta edad y hasta fines de la adolescencia suele presentarse con frecuencia, en especial cuando los chicos viajan en el asiento de atrás en el auto, ya sea en distancias cortas o en viajes de vacaciones familiares”.

Es más frecuente en mujeres y, en especial, en aquellos que padecen migraña o cefalea. También los antecedentes familiares son un factor de riesgo de sufrirla, es decir, padres e hijos con cinetosis.

 El uso de medicamentos y de antinauseosos o antivertiginosos siempre debe estar indicado por un médico

Rosende apuntó que este trastorno “suele tener un impacto importante en la vida laboral y social en aquellos que lo padecen”. En estos pacientes, las terapias para prevenir o reducir su aparición cobran mucha importancia.

El diagnóstico es clínico y surge de la entrevista médica. En general, no requiere la realización de estudios complementarios.

Los tratamientos apuntan a minimizar el conflicto sensorial:
– Mirar hacia adelante, hacia el horizonte.
– Restringir los movimientos de cabeza.
– Evitar viajar recostado.
– Evitar leer y mandar mensajes de texto.
– Comer poco previo al viaje.
– En viajes largos, detenerse cada dos o tres horas.

También se puede ofrecer al paciente un tratamiento de rehabilitación, que para que sea exitoso la exposición a los estímulos debe ser frecuente y graduada. Inicialmente, la exposición es suave y luego se incrementa gradualmente”, destacó la médica, quien finalizó: “En cuanto al empleo medicamentos y de antinauseosos o antivertiginosos, deben administrarse entre 30 minutos a una hora antes de iniciar el viaje y siempre consultar con el médico especialista para ver otras opciones terapéuticas”.

Fuente: www.infobae.com

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

Opinar

Clic para opinar

Agenda

No hay nuevos eventos.