fbpx

Mascotas

¡Atención! Protege a tu perro de las altas temperaturas

Debemos lavar con agua fresca y jabón sus almohadillas para limpiarlas, incluso podemos usar agua de la nevera que estará mucho más fresquita que la del grifo

 El verano se pone cada vez más intenso, debido al cambio climático. Las fuertes temperaturas no solo ocasionan golpes de calor a los humanos; los perros sufren de igual forma, siendo sus patas el riesgo principal por el contacto con el cemento o el asfalto caliente.

“Un suelo que ha estado expuesto al sol durante todo el día, en pleno verano, quema y mucho a los perros, es como si caminara por las brazas”, asegura Rafael Arellano, médico veterinario.

Es fundamental prevenir que los perro se queme las almohadillas de sus patas, en este sentido, se les evitará dolor . Además las quemaduras pueden tardar un largo periodo en sanar, pudiendo llegar a infectarse con facilidad, explica Arellano.

Para evitar que nuestro perro sufra las consecuencias del exceso de calor y lastime sus patas, debemos seguir estos sencillos consejos:

Mantén siempre hidratado a tu perro, con agua fresca y limpia a su disposición (en verano es necesario cambiar el agua con mucha frecuencia para que siempre esté fresca, y no caliente o a temperatura ambiente).

Evita salir a pasear en las horas más calurosas del día, normalmente entre las 12.00pm y las 19.00pm. Es mucho mejor dar un buen paseo a primera hora de la mañana cuando el sol aun no quema. O a última hora de la tarde, cuando refresca.

Haz la prueba de la mano, pon la palma de tu mano pegada al suelo donde esté dando y haya dado el sol directo. Si aguantas más de 5 ó 10 segundos sin quemarte, tu perro no se quemará. Si te quema la palma de la mano, no saques a tu perro a la calle.

Hidrata sus almohadillas, existen cremas hidratantes especiales (de venta en clínicas veterinarias) para hidratas las almohadillas de tu perro y que sean más resistentes a las quemaduras.

¿Qué hago si mi perro se quema las almohadillas de sus patas?

 Debemos lavar con agua fresca y jabón sus almohadillas para limpiarlas, incluso podemos usar agua de la nevera que estará mucho más fresquita que la del grifo. Una vez las patas estén limpias, debemos aplicar sobre ellas una solución al cincuenta por ciento de agua y yodo (el yodo se vende en farmacias).

Aplicaremos esta solución un par de veces al día, tantos días cómo sea necesario hasta que sus patas se curen. Sobra decir que mientras tanto, está totalmente prohibido que salga a pasear cuando el suelo esté caliente, limitando sus paseos a primera hora de la mañana y/o a las noches.

Fuente: Soy un perro

Sobre el autor

Avatar

Patricia Uzcategui

Opinar

Clic para opinar