fbpx

Actualidad

Año del Cerdo, horóscopo chino 2019

Este será el año del cerdo.

Este es el tiempo para aprender el evasivo arte del wúwèi, que significa hacer sin esfuerzo, sin dañarse a uno mismo o a cualquier otro.

El chancho viene a fecundar, a dejar el mundo mejor de como lo encontró. Si se mantiene bajo los preceptos de wúwèi vivirá este año de aprendizaje sin sufrir y podrá recibir de pie las recompensas que vienen al sobrevivir el año propio.

Calcular mi signo chino

karmaWeather
 
 
 
 

El I-Ching les presagia un tiempo “receptivo”, de gran entrega, complementario y no antagónico del cielo, padre de lo creativo. Es aconsejable que fluya, que se deje guiar por quienes lo aman, conocen, y son los conductores del tiempo y el espacio. Su año lo pondrá a prueba en todos los frentes y materias. Por eso, debe dejarse conducir entregándose a ser copiloto o ayudante en tiempos de zozobra e incertidumbre.

Tendrá dos etapas en el año: la planificación de sus proyectos, con balance y reflexión, pisando la pacha, oliéndola, saboreando sus pastizales y frutos exóticos, para después concretarlos con su sentido hiperrealista, que lo mantendrá alerta y consciente de los peligros que lo acechan.

“Ser fiel a su naturaleza sin traicionarse” es el secreto para esta etapa de asentar sus pezuñas con firmeza y pisar la tierra, su hábitat, donde goza y retoza disfrutando de la labor que ésta le inspira. Lo receptivo lo ayudará a fluir sin horario, jefes ni situaciones que lo excedan en su humor y salud. Sentirá mariposas en la panza y estará enamorado del aire que respira.

El chancho que cursó todas las materias y no hizo zapping sentirá plenitud y paz en su corazón. Quienes especularon en el mercado de las vanidades estarán tao off. Este año tendrá que dejar net su karma. Y eso implica practicar el Ho’oponopono, el perdón, la compasión. Si permite que lo guíen en los temas que no conoce y es amigable con quien le brinda estos favores revertirá su suerte. Propuestas del exterior llegarán a su chiquero y pondrá en la balanza los factores en pro y en contra para estar más estable emocionalmente. Su corazón latirá al compás del dos por cuatro y sabrá quién lo ama o lo usa para su conveniencia.

El chancho quemará etapas, el sinuoso camino que ha transitado tiene recompensas, y la Madre Tierra le brindará todo lo que necesite para su desarrollo y productividad. Deberá practicar la medicina preventiva para evitar las flechas envenenadas, y estudiar FengSHui para tener una buena relación con los vecinos.

El I-Ching le dice: “En esta fase, se tratan los hechos más que el potencial y es necesario aceptar el destino sin reserva alguna.Esta actitud refuerza el carácter y contribuye a la formación de una visión sabia del conjunto. Hay que integrar a otros en el plan; juntos llegarán lejos. No hay que monopolizar el liderazgo, pero sí dejar que otros lleven la iniciativa. Uno debe tomarse su tiempo para reflexionar sobre el sentido de la vida. En este momento, es importante que encuentre una solución natural a los acontecimientos que le rodean; una respuesta en armonía con las leyes naturales estará por encima de las preocupaciones terrenales y promoverá paz interior”.

RATA. La rata y el chancho tienen mucho en común si hablamos de energía. Ambos signos son de energía agua. El chancho deja el escenario perfecto para la confrontación. Las ratas más modernas, conscientes de sus vidas virtuales en Internet, serán más propensas a sufrir las consecuencias de cualquier tipo de indiscreción, incluso las ratas de 2008 −que apenas van entrando en la pubertad− podrán salir heridas. Necesita prepararse emocionalmente, hacerse de una autoestima más integral. Entrenar su pensamiento crítico no será difícil, pero este año no se sentirá tan ella misma; parecerá que todo le es adverso y fallan sus proyectos. Necesitará estrategias certeras y planear siempre a largo plazo.

La casa de la Rata. Tendrá algo de laberinto, con rincones, nichos y placares. Jugará con los biombos, con las cortinas rojas o negras. Esto no excluye el confort. Tendrá abundancia de muebles heterogéneos y una mezcla de adornos y estatuas. La rata fantasea con un castillo perdido en medio de un valle oscuro, lleno de cuartos, al estilo Frankenstein o Los Locos Adams, pero ¿realmente necesita tanto? Su jardín es tan excéntrico como su casa: pasto sin cortar, árboles sin podar, caminitos sinuosos. Para un jardín interior, se sentirá feliz si tiene ajenjo, orquídeas, tubérculos y muchos cardos; adora las flores secas.

BÚFALO. El año entero será frenético, sin descanso alguno. Mientras no intente competir de más y trabajar hasta romperse, no habrá problemas. Tendrá golpes de inspiración que llenarán su agenda. El secreto para llevarla tranquila será limitarse a hacer una o dos cosas al día, si no, puede perder su centro y no concretar bien lo que es más importante en su vida. Necesitará practicar el wu wei para no dejarse manipular por los que no pasarán por un buen año. Tendrá tantos viajes y cambios que le costará trabajo intimar y mantener contacto con su gente querida. Hay posibilidades de realizar un cambio permanente, por lo tanto esa sensación de permanencia deberá ser lo más cómoda posible.

La casa del Búfalo. Una finca en un valle, una casa en el campo, una casita en el fondo de un parque, o un departamento en un inmueble rodeado de un gran jardín (o frente a un parque o algunas colinas). Le encanta canalizar su energía con laborterapia de trabajo físico: cargar tierra, bolsas, macetas y palas. Necesita por lo menos un jardín interior, pues su necesidad de verde es vital. Hiedras trepando por las paredes del baño, plantas de salvia y tomillo, macetas de peonías y violetas en la cocina. El búfalo es un artista ecológico que convertirá su entorno en el lugar más estético del planeta.

TIGRE. El chancho provoca una combinación de madera, que es la energía fija del tigre. Andará iracundo. Estará más yang, más ambicioso. Sentirá ganas de devorarse al mundo entero, pero podría atragantarse. El tigre quemó la vela por ambos cabos y lo que se le acumule este año podría acarrearle problemas en hígado, vesícula, torceduras y rabietas. Los tigres de 2010 sacarán de quicio a sus maestros y no serán los únicos indomables; los jóvenes de 1998, ávidos de justicia, levantarán revueltas y los demás tigres buscarán tener una mente más crítica para debatir en las redes sociales. Los más calmados serán los de 1938 y 1950, porque ya saben cómo va esta historia y en qué acaba.

La casa del Tigre. Es difícil decir que está hecho para rodearse de formas tranquilas y monótonas. Necesita que el panorama le recuerde la aventura, los paisajes lejanos, lo exótico, el color local, que los objetos estén plenos de significación, que se note la labor artesanal de quienes los concibieron o dibujaron. Le encantan los bambúes, puede tapizar las paredes de su cuarto o cubrirlas con corcho, y rodearse de alfombras de cuerdas, trenzas, sillones de paja, armas africanas o indias para la decoración. Si tiene jardín interior debe pensar en algo parecido a una jungla, a menos que recurra a los bonsáis japoneses, por ejemplo de abedul, que es un árbol muy noble y estético. Con un horizonte lejano, tendrá una buena vista del campo de girasoles. Para el tigre, el Mato Grosso es el jardín ideal, y si no, una isla tropical en el Caribe, con sus lujuriosos frutos y flores.

CONEJO. El signo del conejo es famoso por dos cosas: su carisma, que lo hace coqueto y tierno a la vez, y su incapacidad para controlar su enojo cuando las cosas no salen como quiere. El conejo estallará a la menor provocación, y eso tendrá a padres y maestros del pequeño conejo de 2011 extrañados por los súbitos cambios de humor. Sin embargo, la combinación de energías hará de él un ser mucho más osado que en otros años. Tendrá la energía vital fuerte, lo cual le dará motivos para vivir y soñar despierto con lo que quiere cambiar en su entorno. Su poder de convocatoria mejorará, y estará en condiciones de convertirse en líder de cualquier grupo de personas. ¡Adelante! Puede con semejante cargo y aún más que eso.

La casa del Conejo. Se confunde con el paisaje. Para encontrarla, habrá que tener el olfato de un perro. Sobre el fondo de los bosques, los árboles la cubren. Simplicidad, discreción y armonía caracterizan el decorado interior. Paredes blancas reflejan la luz que se filtra por las ventanas estrechas. Le encantan las alcobas, los profundos sillones con almohadones blancos, los cortinados pesados y aislantes. Le hace falta algún lugar para salir, por si algún peligro lo amenazara, o sufriera los conocidos ataques de claustrofobia. Es indudable que, ya sea una pocilga o un palacio, la casa del conejo será muy cálida, confortable, y tendrá una decoración de exquisito buen gusto y carísima.

DRAGÓN. El año del perro no trató bien a los dragones. Demasiados cambios, demasiadas rupturas, accidentes, robos, pérdidas. El año del cerdo no será mejor por todos los cabos sueltos que ha dejado atrás y por tratar de apresurar las cosas. El año del chancho trae posibilidades para formalizar una relación amorosa nueva o reciclada, y también será un tiempo de rumores. Habrá falta de comunicación con los demás, por eso tendrá que aprender a hablar con las personas sin adivinar primero lo que cree que están pensando. Se verá rodeado de gente superficial que lo buscará como si fuera un entretenimiento, por lo tanto se le recomienda no pasar mucho tiempo metido en las redes sociales.

La casa del Dragón. Casi todos tendrán mansiones en los planetas, nubes, estrellas y demás astros celestes; pero los que decidan pasar una temporada en la Tierra elegirán una orientación Este-Sureste u Oeste-Noroeste. Le hace falta un ambiente aireado, cambiante e infinito para desplegar sus dotes decorativas. Una casa típica no es para el dragón. Le convendría más un gran barco, con la condición de poder anclar en una pequeña bahía reservada para su uso personal. Tal vez su casa sea construida alrededor del jardín, o quizás el jardín esté alrededor de su casa. Las dimensiones son infinitas: una casa pompeyana o un palacio de Las mil y una noches, un castillo inexpugnable sobre un abismo o un monasterio perdido en un caos de rocas. En la ciudad, sería un departamento inmenso en lo más alto de una torre de cincuenta pisos, con una terraza gigante para hacer fiestas, tomar sol, jugar al tenis, o un loft en Miami. En todo caso, son necesarios tabiques móviles y enormes ventanales, y pocos muebles. Mucho espacio. El perfume discreto de la salvia, el misticismo de la mandrágora, la belleza sensual y mágica del loto, y una buena mezcla y variedad de flores exóticas son fundamentales para el exquisito dragón.

SERPIENTE. Este año representa al opuesto complementario: Suì Pò 歲 破. El año del chancho tendrá a la serpiente en jaque, y si no conoce El arte de la guerra, quedará sin una sola pieza en el tablero. No es un año para enfrentamientos. Y su lengua no tendrá el buen tino de siempre. Es mejor que mantenga la guardia en alto y el perfil bajo. Podría cambiar de trabajo o tener problemas con colegas. Es posible que se deprima un poco ya que la energía del año la agota y le quita alegría. Aun así estará muy reflexiva. Podrá poner en papel lo que siente y las soluciones a lo que no le funciona; este año cambiará de piel una vez más, y la serpiente que salga de ese trance será brillante.

La casa de la Serpiente. Según el nivel económico que tenga, desplegará un tipo de casa austera, net, o un museo lleno de objetos de arte, muebles y baúles de donde pueden salir lámparas de Aladino que, al frotarlas, conviertan la casa en un templo, en «la ciudad prohibida» o una fortaleza llena de vericuetos increíbles. La decoración está concebida como una emanación de su personalidad: desea que su sensualidad traspase las paredes, que sus gustos expresen totalmente lo que tiene en su interior. Perfumes, música, telas sensuales; el ambiente hipnotizará al visitante. Por supuesto que tendrá un jardín interior lleno de las variedades más exóticas y bellas del planeta. Habrá fuentes con agua, caminos con piedritas donde crecerán helechos, siemprevivas y orquídeas. Un lujo asiático.

CABALLO. El perro fue hasta cierto punto benéfico aunque lo tuvo al galope todo el año; el caballo está más que cansado y, como siempre, todavía no sabe bien qué es lo que tiene que hacer para caer parado. El dinero fue el punto débil, y ahora necesitará energía para proteger los bienes y a sus seres queridos ya que el chancho lo pondrá a prueba con gastos imprevistos, ocasionados en su mayoría por problemas de salud y sucesos onerosos de todo tipo. Este no es un año para invertir en nada que no sea tangible. Necesitará cuidar la salud mental, emotiva y reproductiva por medio de actividades que induzcan a la risa como ver, escribir o participar en comedias.

La casa del Caballo. La mejor orientación para su hogar será Sur-Norte o Norte-Sur; su habitación preferida estará mirando al Sur. Cada caballo vivirá de acuerdo con sus posibilidades económicas, pero buscará un lugar abierto donde pueda recibir y sentir el poder del verano. Amará las palmeras, los naranjos, los espinos blancos, las peonías y capuchinas. Será audaz en la elección de los colores en las paredes; oscilará entre el amarillo, el rojo, el marrón y el verde oscuro. Cambiará muy seguido los colores y la disposición de los muebles, pues se aburre enseguida, y si todo está siempre igual se angustia y deprime. Para el caballo, una casa bien decorada es una casa llena de amigos. Un ambiente vivaz y animado vale más que los objetos. Hará lo posible para que la gente se sienta cómoda. Pondrá el acento en la música, los efectos de las luces, los olores, y tendrá sillones sólidos y confortables. En la casa del caballo se podrá bailar, animarse, hablar, reírse sin molestar a los vecinos; uno tiene que sentirse libre. Nada más aburrido y tao off que estar pendientes de adornos frágiles, de crearse problemas con los muebles de estilo, los vasos de cristal, los asientos rompibles. Rústica pero elegante.

CABRA. La cabra viene arrastrando las consecuencias de todo lo hecho y no hecho desde el año del gallo. Al pasar por el año del perro, su tiempo libre se convirtió en un recurso no renovable, y ahora viene el chancho 2019 a rescatarla. El año del chancho será un año perfecto para ahorrar, concretar proyectos, mejorar la salud, amar y ser amada. Solo si pone empeño de su parte y se decide a cambiar lo que ya no necesita por actitudes y objetos más útiles para su desarrollo integral podrá vivir este año como uno de los mejores de su vida. De no hacer eso, se quedará en el mismo atoramiento de siempre y este año será solo una sucesión de días más o menos agradables sin más recompensa que la existencia a secas. ¡Hay que aprovecharlo al máximo!

La casa de la Cabra. No me equivoco al afirmar que tendrá la casa más acogedora del planeta, ya sea pobre o millonaria. Resultará difícil salir de ahí. La mejor orientación es Sur Suroeste/Norte Noroeste, y su habitación preferida mirará al Sur o el Suroeste. La cabra, que es una artista, pintará las paredes de azul, verde, bermellón o el color que su corazón le inspire según la ocasión. Adora los objetos elegantes y refinados, los muebles de estilo, los cuadros, las estatuillas, la linda vajilla, pero no le interesa para nada poseerlos. Puede pedirlos prestados por un tiempo, y después cambiarlos o alquilar algo amueblado. Sabe apreciar el buen gusto ajeno. Con facilidad limitará su decoración a algunas cosas que irá acumulando en viajes, noviazgos, o en su paso por casas de amigos. Puede tener algunos objetos personales cargados de afecto, piezas o alfombras traídas del exterior, un cuadro de familia… Será capaz de vivir sin un jardín, pero ama las madreselvas, el verde y el pasto, juntar especies vegetales por plazas, macetas de amigos y viajes en bicicleta o a caballo por donde pasee esta fanática de la naturaleza.

MONO. Será un año de altibajos. Primero, aún bajo el cobijo del perro, el mono deberá guardar energía para que a partir del inicio del año del chancho, en febrero, pueda convivir con el mayor decoro posible en el chiquero. El mono querrá seguir con su ritmo de siempre, pero el año no se presta para ello. Tendrá mucho trabajo, sobre todo en el plano emocional. Este año será para aprender a hacer su vida en un ambiente variado: unas veces difícil, y otras demasiado fáciles como para parecer verdadero, y de pronto de nuevo será complicado. Se sentirá drenado constantemente, como si fuera la madre soltera de un nene de dos años. La recomendación general es que trate de organizar mejor los pensamientos por medio de terapia o alguna disciplina artística, y que administre mejor su tiempo libre.

La casa del Mono. El mono tiene una casa portátil, pues como se mueve mucho construirá su santuario donde la vida lo sorprenda, y le dará color, gracia y confort. La mejor orientación para su casa es: Oeste-Suroeste/Este-Nordeste; su habitación preferida se ubicará al Suroeste o al Oeste.

Su hogar podrá ser un baobab en una catedral en ruinas y con cortinas de bambú o de tela violeta o fucsia. Creará su propio escenario y le dará la función que se le antoje en cada momento de su vida. Para los monos más psicodélicos, luces dicroicas, láser, hologramas en todos los rincones y robots cambiando la decoración como en el teatro; o tal vez un castillo de naipes que él podría reunir para reconstruirlo en otra parte. ¿Una carpa en el interior del jardín? Como el mono es muy hábil con las manos, se puede permitir cualquier cosa. Tendrá muebles livianos, transportables, llenos de posibilidades. Siempre podrá jugar con los colores y la luz para enriquecer el ambiente. El jardín tendrá árboles variados: palmeras, eucaliptos, cedros, nogales, robles, lambertianas y pinos de todo tipo.

GALLO. Serán tiempos alocados. Cuidado, porque podría verse como gallito… pero de bádminton. Este será un año para que los cambios hechos a medias puedan adquirir carácter permanente. Por ejemplo, si se separó, este año se divorciaría definitivamente; si terminó una carrera, este año recibiría su título. Los gallos hombre resentirán un poco más estos tiempos porque el año les representa temporadas de soledad que le suplicamos tome de la manera más saludable, sin echar la culpa al género opuesto ya que cualquier acto de violencia aunque sea mental, se le regresará al doble. Deberá controlar lo que piensa y dice para evitar problemas que lamentará toda la vida.

La casa del Gallo. La mejor orientación para la casa es Oeste-Este o Este-Oeste; su habitación favorita estará mirando al Oeste. Los girasoles, el heno y todas las gamas del dorado serán el marco ideal para el aventurero del galpón; almohadones, sillones de mimbre o chaises-longues enmarcarán su casa. Todo estará perfectamente impecable y ordenado. Los colores armonizarán con la luz del día. Si su departamento es oscuro utilizará esas bombitas que imitan la luz natural. El cuarto de baño será grande y bien iluminado, casi un jardín de invierno y con bañera que pueda recibir a dos personas. Aun modesta, su casa será un lujo. En la medida de sus posibilidades, el gallo se dedicará a coleccionar objetos de arte y cuadros valiosos. Todo lo verde crecerá: matas de espino blanco, palmeras, naranjos, y algunas plantas de cannabis.

PERRO. El pobre perro viene de su año propio con la cola entre las patas y sin ganas de salir de su cucha. Por lo general el año próximo será como un regalo, pero el perro ha dejado tantos cabos sueltos que este año será para amarrar lo que ha dejado al garete. Vivirá una montaña rusa compleja que dependerá de su estado de ánimo y el cuidado que ponga a cada paso que dé, porque estará propenso a perder el equilibrio. También necesita poner atención si se enamora, ya que podría ser muy frustrante, y los amoríos que tenga −por más que le invadan cada poro− no serán bien correspondidos; este año no es para bajar la guardia con amores superficiales sino para trabajar en sí mismo, crecer y ser libre.

La casa del Perro. La mejor orientación para su casa es Oeste-Noroeste/Este-Sureste. Su habitación preferida estará en el Noroeste. Para el perro es fundamental el jardín antes que la casa. Adora tener recovecos, huecos, escondites donde poder refugiarse. Tendrá plantación de hierbas de todo tipo: orégano, ciboulette, romero, cedrón, laurel, echalotes. Adora los pequeños estanques llenos de nenúfares, y mucho pasto para naranjos en flor. El gusto por lo insólito y los perfumes del éxtasis son también las notas que completan la armonía de la música interior del perro. Prefiere quedarse en los lugares de la infancia, y mejor si varias generaciones de su familia lo han ocupado antes y han dejado el aura o el prana del espíritu de los antepasados. Prefiere las casas antiguas antes que las nuevas. Su casa ideal sería el castillo de Drácula, el Museo de Cera y la casa de Víctor Hugo: muebles antiguos, esculturas, formas furtivas, vitrales, claroscuros, toques dorados, puertas y pisos que rechinan. Un lujo de refinamiento. Un palacio donde pasar meses enteros sin salir, con una decoración para la que deja volar su imaginación. Le encanta refaccionar y remodelar su casa cada dos años. Los colores dependerán del estado de ánimo; en general prefiere blanco, gris, crema y celeste. Pero los perros más audaces pintarán su cuarto de negro o azul mineral.

CHANCHO. Bienvenidos a su propio año, queridos chanchos. Vamos a llevarlo paso a paso por este momento de su vida en el cual las pruebas serán enormes. Este es el tiempo para aprender el evasivo arte del wú wèi , que significa hacer sin esfuerzo, sin cortapisas, sin dañarse a uno mismo o a cualquier otro. Para que esto surta efecto es importante ser como el agua, tal cual explicaba Bruce Lee con tanto tino: el agua es flexible, suave. Tan grande como para cubrir al 90% del planeta, tan pequeña para caber en el poro más minúsculo. En 2019, la combinación de energía nos habla de fertilidad. El chancho viene a fecundar, a dejar el mundo mejor de como lo encontró. Si se mantiene bajo los preceptos de wú wèi vivirá este año de aprendizaje sin sufrir y podrá recibir de pie las recompensas que vienen al sobrevivir el año propio.

La casa del Chancho. Poner el techo a su casa, él mismo poner las tejas de la casa, es fundamental para un chancho. Construir su casa con sus manos y su corazón para compartirla con sus seres amados. La mejor orientación es Norte-Noroeste/Sud-Sudeste. Su habitación preferida estará en el Noroeste o al Norte. La casa se hallará en lo posible en el campo, cerca de un bosque con acacias, retamas en el jardín, lavanda entre las sábanas, en el baño y en los roperos de roble viejo. Un sótano con botellas de buen vino. Necesita gozar del espacio, sentir la presencia tremenda de los elementos (océano, montaña, nubes sobre la colina, el sol sobre las praderas). Una casa abierta porque esto es el reflejo de su ser interior. Querrá hacer entrar el horizonte en su living. Integrar la naturaleza con toda su opulencia en su ambientación, muebles viejos encerados, espesas alfombras, sillones profundos, grandes ventanas, espejos que distribuyan la luz del día, plantas y muchas flores. Las casas más cómodas, prácticas y simples que he conocido en mi vida son las de los chanchos, que viven como dicen los chinos, con la medida exacta, «ni más ni menos de lo que necesitan». Usarán materiales reciclables y desecharán los materiales modernos. En pintura usarán celeste pálido y verde pálido. Una casa «Tico-Tico».

Sobre el autor

Ileana Gionco

Ileana Gionco

Opinar

Clic para opinar