fbpx

Hogar

5 secretos de personas cuyas casas siempre se ven limpias

Todos tenemos ese amigo: cada vez que vas a su casa, todo está en su lugar, las superficies están brillando, y el baño se encuentra en excelentes condiciones.

Uno se piensa que estas personas se toman una hora cada noche y luego varias horas de limpieza profunda los fines de semana. Sin embargo, no es lo que parece. Te traemos 5 secretos de personas cuyas casas siempre parecen estar limpias, y, lo mejor de todo, no incluye limpieza constante.

1. Saben la diferencia entre ordenado y limpio

Una casa puede estar limpia porque las superficies y los pisos se limpian, los muebles y las alfombras se aspiran y los baños brillan. Pero si hay ropa en toda la tirada en la cama, juguetes en el piso y montones de libros y papeles en todas partes, esa casa no dará la apariencia de estar limpia porque no está ordenada. Es muy probable que ver tu casa desordenada te estrese, a pesar de que esté limpia, pero si está todo en su lugar y hay un poco de suciedad, no molesta para nada.

2. Hacen que el orden sea un hábito diario

Las personas cuyas casas siempre parecen limpias no esperan hasta último momento, que parezca que todo es un caos y luego se pasan horas y horas limpiando. Tienen rutinas (no horarios) para mantener cada habitación en orden. Esto puede significar hacer la cama después de levantarse, hacer que sus hijos guarden los juguetes cundo terminen, colgar la ropa al final de cada día y doblarla cuando se haya secado, entre otros.

3. Limpian a medida que ensucian

Al igual que hacer del orden un hábito, lo mismo pasa con la limpieza. Ellos lavan los platos después de cada comida, limpian los mostradores del baño cuando terminan de preparse a la mañana, y barren las migas del piso después comer un snack. Al mantener las superficies principales relativamente limpias durante la semana, no tienen que perder tiempo realizando estas tareas en las sesiones de limpieza más intensivas, dejando más tiempo y energía para cosas como trapear el piso o quitar el polvo que se acumule.

4. No tienen muchas cosas

Es difícil que una casa se vea desordenada cuando los propietarios no tienen muchas cosas. En lugar de perder mucho tiempo organizando lo que tienen, estas personas simplifican sus cosas para que no tengan que perder tiempo organizando.

5. Tienen un lugar para lo que no tiene lugar

Nadie es perfecto y no todo puede tener un lugar. Es por esto que, por ejemplo, cuando sus amigos se deciden a pasar a último momento y ellos tienen un par de cosas que quedaron desordenadas arriba de la mesa, esos pocos artículos pueden llevarse rápidamente a un cajón y olvidarse por el momento.

Estos hábitos son fáciles, simples y consumen menos tiempo del que uno creería, es más, ahorran tiempo a largo plazo. Si querés tener un hogar que siempre se vea limpio, empezá con sólo uno de estos secretos e integralo en tu rutina diaria o semanal, desarrollándote a partir de ahí.

 

 

 

Fuente: Brittany L. Bergman

Sobre el autor

Paula Triveri

Paula Triveri

1 comentario

Clic para opinar