fbpx

Nutrición

4 verduras que no tenés que comer crudas

Una dieta 100% cruda significa comer solamente alimentos crudos y preferiblemente orgánicos. Comer alimentos crudos se está volviendo popular en estos días y no hay problema con eso – cuantas más verduras comas, mejor, ¿verdad?

Pero la realidad es que no todas las verduras son buenas crudas. Algunas son peligrosas para comerlas así y otras son mucho más nutritivas cuando se hornean, se hierven o se tuestan.

Aquí hay seis verduras que debes cocinar antes de comer:

1. Brócoli

El brócoli, las coles de bruselas, la coliflor y otros miembros de la familia del repollo pueden ser comidos crudos por la mayoría de personas. Sin embargo, algunas experimentan problemas.

El brócoli contiene un azúcar compuesto llamado rafinosa. No es absorbido por el cuerpo y en su lugar es descompuesto por bacterias en el intestino grueso. Como resultado, te sentirás hinchado y tendrás gases con mal olor.

Para facilitar la digestión de estas verduras en el estómago, cocinalas en el horno. ¡También serán más fáciles de masticar y digerir!

2. Berenjena

Las berenjenas contienen un compuesto llamado solanina, que puede reducir la absorción de calcio e irritar el tracto gastrointestinal. Demasiada podría causar dolor de estómago, diarrea y otros síntomas, como vómitos, dolores de cabeza, náuseas y mareos.

Si comes berenjena cruda y experimentas alguno de estos síntomas, busca atención médica de inmediato.

Cocinar berenjenas neutraliza la solanina.

3. Papas

Las papas crudas no son por lo general venenosas, pero si son inmaduras y han estado expuestas a la luz durante mucho tiempo, pueden contener cantidades peligrosas de solanina, incluso en la mitad de una papa.

Una papa es mala si está comenzando a ponerse verde. No lo comas o correrás el riesgo de vómitos, diarrea, dolores de cabeza o, en el peor de los casos, parálisis del sistema nervioso central.

4. Tomates

Según un estudio de la Universidad de Cornell, nuestro cuerpo puede absorber más licopeno de los tomates cocidos. Para analizar esto, científicos estudiaron la capacidad del cuerpo para absorber licopeno a diferentes temperaturas.

Los tomates se calentaron durante dos minutos, 15 minutos y 30 minutos. El nivel de nutrientes aumentó gradualmente cuanto más tiempo estuvieron cocinados.

El licopeno ha demostrado ayudar a prevenir el cáncer y las enfermedades del corazón. Entonces, ¿por qué no aprovechar al máximo los tomates que comes y preparar salsas o sopas?

 

 

 

Fuente: Inquietante mente

Opinar

Clic para opinar

Agenda

Jun
4
lun
7:00 pm Inicia el programa MAYMA para em...
Inicia el programa MAYMA para em...
Jun 4 a las 7:00 pm – Sep 10 a las 8:30 pm
Inicia el programa MAYMA para emprendimientos de impacto
Te contamos que el 4/6 inicia la participacion virtual a los programas de MAYMA . El Programa MAYMA acelera el crecimiento de emprendimientos y organizaciones que buscan generar un impacto social o ambiental. Durante el[...]