Belleza Imagen Salud

Cómo estar más radiante en el embarazo

Pérdida de cabello, estrías, tobillos hinchados… Te damos todas las claves para ser premamá sin morir en el intento.

Quienes ya han sido padres no paran de repetir dos mantras: «Todo compensa» y «durante el embarazo estás siempre radiante». ¡Mentira! Al menos, lo segundo.

Permanecer medianamente atractiva y sin que los estragos del embarazo se hagan crónicos no es tarea fácil. Por eso lo importante aquí es -más que nunca- prevenir.

Para empezar, debemos convertir la protección solar, especialmente en el rostro, en nuestra mejor aliada: muy alta y a diario. Su aplicación tendrá un doble beneficio: por una parte, evitaremos las temidas manchas (también llamadas paño) asociadas al embarazo y, por otra, nos servirá como estupenda prebase a la hora de maquillarnos.

Aún así, si no hemos sido suficientemente precavidas y el sol ya ha dejado su marca en nuestro rostro, no está todo perdido. Son muchas las firmas cosméticas que cuentan con hidratantes despigmentantes, nada agresivas y que ayudaran a atenuar las antiestéticas manchas. Pero los peligros no acaban aquí.

Otro de los grandes miedos de las gestantes es la salud del cabello. Durante los meses previos al parto se recomiendan tratamientos de hidratación y nutrición. También es muy importante preparar el cuero cabelludo con tratamientos específicos (por ejemplo, mediante la aplicación de ampollas) para frenar la caída del cabello, pues es muy habitual que tras dar a luz se produzca una caída severa. Aunque pasados un par de meses se recuperara la frondosidad capilar sin problemas.

Los cambios se experimentan en el rostro, en el pelo y, por supuesto, también en el cuerpo. Así, una de las preocupaciones habituales es la aparición de estrías en vientre, muslos y pechos. Es fundamental mantener bien hidratada la piel para favorecer su elasticidad. Esto se consigue aplicando aceites de almendra, argán o rosa mosqueta. Aunque también podemos optar por cremas hidratantes.

¿Qué ocurre si nuestro problema es la hinchazón causada por la retención de líquidos? Un buen drenaje linfático, realizado mediante terapias manuales por un fisioterapeuta experto, mejora los edemas y la retención de líquidos. Eso sí, debemos acudir al fisioterapeuta cuando los edemas se salgan de la normalidad o cuando no mejoren con medidas posturales.

Además, a medida que van pasando los meses, el peso de la tripa hace que sintamos las piernas y pies hinchados y recalentados. También para esto hay solución: los geles con efecto frío, a base de hierbas, son milagrosos y si los conservas en el frigorífico su aplicación será aún más efectiva. ¡Estar embarazada y fabulosa sí es posible!

 

Fuente: El Mundo.es

Opinar

Clic para opinar