Ocio

10 consejos para cuidar a tus mascotas en estas fiestas

Los próximos días vienen llenos de celebración. Entre las reuniones de Navidad y las fiestas de Año Nuevo, queremos estar junto a todos aquellos que más queremos. Esto incluye a nuestros animales de compañía.

Si nuestros perros y/o gatos son sociables, están acostumbrados a los cambios, estas fechas no representan mayor problema y formarán parte de la fiesta como acostumbran. Si es la primera Navidad en familia para algunos de ellos, si no soportan tanta actividad en su entorno, si son rescatados y aún reaccionan ante ciertos estímulos, lo mejor será tomarlo con calma y respetar su proceso.

En cualquiera que sea el escenario, podemos hacer que nuestros animales formen parte de la celebración, siempre y cuando respetemos sus límites y mantengamos la disciplina. Tomemos en cuenta a los pequeñitos y recordemos cubrir todas sus necesidades básicas, desde la alimentación hasta las salidas al baño, como siempre para que se sientan tomados en cuenta.

A continuación algunos consejos que nos pueden ser de utilidad para los próximos días. Puedes compartir las actividades con el resto de la familia y, así, poco a poco los peluditos se integrarán al festejo.

El árbol de Navidad

La mayoría de los hogares cuentan con un arbolito lleno de brillo, colores, texturas y hasta sonidos, como centro de la celebración y depósito de los regalos.

Sean naturales o artificiales, estos árboles resultan muy llamativos para nuestras mascotas, por lo cual sería importante dejarlos estar cerca sólo bajo supervisión — capaz salimos de casa y, al regreso, encontramos todo en el piso.

Socializar con personas

Nuestras mascotas pueden formar parte de los festejos navideños, siempre considerando su bienestar. Muchos no están acostumbrados a tener tanta gente a su alrededor y se estresan de más; a lo mejor no se sienten a gusto con los niños o simplemente no están tranquilos con desconocidos.

Se puede intentar la convivencia, sin embargo, si el perrito o el gatito se altera, no vale la pena exponerlos. Nada mejor que respetarlos y darles su tiempo y espacio para que conocer a los demás, para que se sientan seguros.

Ayudalo a sobrellevar el ruido

Entre Navidad y Año Nuevo se prenden una gran cantidad de cuetes y fuegos artificiales. Muchos peluditos sufren ataques de pánico y, simplemente, no la pasan bien.

Nosotros podemos ayudarles a pasarlo mucho mejor con largos paseos, masajes, terapias alternativas, para que estén más tranquilos durante los festejos.

Correa y ID, el mejor combo

En estas fechas es muy común que los animalitos salgan corriendo del susto —por ruidos intensos, mucho movimiento en el entorno—. Si está adentro de casa no hay tanto problema, pero… ¿qué pasa si está en el jardín o en la calle?

Evitemos la pérdida de nuestros compañeros. Si salimos a la calle que sea con una correa segura. Lo mejor es asegurarnos que todo el tiempo porten su placa con datos completos: su nombre, el nombre de su dueño, teléfono, correo.

Un lugar seguro

Sin importar la especie, cada animalito necesita su propio espacio en el cual se sienta seguro. Ya sea una transportadora con cama y juguetes, un sillón particular sólo para ella, un lugar acondicionado abajo de la mesa, un hábitat de tres pisos con muchas cosas para roer y jugar.

Es importante respetar estos espacios, comunes para ellos, para tengan un refugio y la dulce tranquilidad cuando se sientan aturdidos.

Si tu mascota encuentra un lugar donde esconderse durante estos eventos, dejala. Si ha ido ahí es por una razón: es el lugar en donde más segura y tranquila se sienta. Puedes poner un poco de música suave, eso ayudará a calmarla.

Cuidado con las plantas tóxicas

Entre las decoraciones típicas de la temporada abundan las flores de Nochebuena —conocida también como pastora, o corona del Inca, o flor del Inca, o pascuero—. Recordemos que esta planta es altamente tóxica para gatos, perros, conejos, etc.

El líquido blanco o látex de la Nochebuena produce irritación, comezón, ardor en los ojos, inflamación de mucosas, vómito y diarrea. Estemos al pendiente de los animalitos, especialmente los cachorros — y nunca está de más tener un número de emergencias a la mano.

… y con los juguetes

Al abrir los regalos, la emoción es tanta que dejamos todo regado en las mesas, en la sala, en el piso. Pequeñas piezas pueden salir volando y quedan accesibles a nuestras mascotas.

Evitemos accidentes y asfixia tomando especial precaución con este alboroto. Si el animalito se traga un objeto y no puede respirar, podemos aplicar la maniobra de Heimlich; aún así, lo mejor es apostar a la prevención.

Seguir con la rutina

Sí, son vacaciones, pero para nuestros animales esto no es excusa para suspender sus actividades. Tomemos en cuenta que ellos son sensibles a las rutinas: se despiertan a cierta hora, buscan su alimento, necesitan ejercicio y juegos recreativos, entre tantas cosas.

Lo mejor para ellos será mantener sus actividades lo más apegado al programa. Si pasean a las 7:00h, podemos hacer algún ajuste para no desmañanarnos — tal vez a las 9:00h es una buena idea —. Si juegan con su gato 30 minutos al día, procuremos no suspender esta actividad para evitar hábitos destructivos.

La alimentación es importante

Un tema muy importante para estas fechas de comida abundante y recalentados. Tengamos en cuenta que hay alimentos que resultan tóxicos a los animales. Para evitar sorpresas y malestares, mejor evitemos la tentación de darles un bocado de la cena —aunque ponga esos enormes ojos adorables.

Si quieren darles algo especial y distinto a lo regular, pueden intentar algún guiso especial para perros o gatos; si quieren evitar hacer un platillo más, lo mejor será comprar alimento especializado y nadie mejor para recomendarlo que el veterinario — no digan nada, pero mis pequeños tienen una cena especial esperando.

Los animales no son cosas

Por último y muy importante. En esta época recordemos que los animales no son cosas que están de adorno o juguetes, ¡forman parte de nuestra familia! Respetémoslos como tal, sin verlos como cosas que se pueden regalar.

Esos perros y gatos que “trae Papá Noel” suelen terminar en la calle a mitad del año. Si quieren una mascota para la familia, lo mejor será hacerlo de forma consciente, reconociendo todas las necesidades del pequeñito, aceptando que lo acompañaremos hasta el fin sin excusas.

***

De igual forma, perros y gatos necesitan ser respetados. Si no le gusta ponerse el disfraz de reno, si apenas puede caminar con el gorro de Papá Noel puesto, mejor pasemos de ellos. Hagamos que se sientan bien y tan especiales como siempre respetando su naturaleza — ese será el mejor regalo que les podemos dar. ¡Felices Fiestas!

 

Fuente: Veo Verde

Sobre el autor

Paula Triveri

Paula Triveri

Opinar

Clic para opinar